Vivir con dolor, aprende a no rendirte nunca

Dicen que la convivencia no es fácil, de hecho, termina con algunas relaciones que parecían fuertes. Por lo que convivir con alguien indeseado es aún más complejo. Pero incluso en esos casos podemos salir victoriosos, vamos a ver cómo no rendirnos nunca cuando llevamos una vida con dolor.

Vivir con dolor

En algunos casos, por no decir en la mayoría, el peor dolor no es el físico sino el emocional, pero en este artículo nos vamos a referir al primero.

A una vida con dolor se llega de la mano de una enfermedad crónica. Son muchas las que pueden estar detrás de este sufrimiento, como la fibromialgia, las migrañas o la artritis.

Como ya sabrás no eres un caso único, la Sociedad Española de Neurología muestra como el 11% de la población española padece dolor crónico, y de ese porcentaje un 47% sufre ese dolor diariamente.

Por supuesto esto no sirve de consuelo a nadie, pero sí nos debe servir para dejar de sentirnos estigmatizados y darnos cuenta de que es algo muy frecuente, contra lo que debemos luchar.

Es cierto que la calidad de vida de aquellos que sufren dolor crónico se va a ver mermada, pero en buena medida depende de nuestra actitud y de las medidas prácticas que tomemos el bienestar del que vamos a disfrutar.

Vida con dolor, aceptar lo que nos sucede y buscar ayuda

Cuando llevas una vida con dolor es indispensable que lo asumas. Es decir que aceptes el hecho de que estas son tus circunstancias, reconoce que habrá cosas que no puedes hacer como antes y que tu ánimo se puede ver afectado.

En ocasiones esto no resulta nada sencillo por lo que la persona además de la ayuda médica necesitará apoyo psicológico para sobrellevar la situación. Rodearse de personas que te comprenden es una buena solución, y en Facebook hay grupos interesantes para ello.

Busca el mejor tratamiento para tu enfermedad y no lo abandones, siempre hay opciones para que la vida con dolor sea de mayor calidad.

Vida con dolor, eres más que una enfermedad

Cuando se sufre una enfermedad crónica en muchas ocasiones la persona deja de ser la protagonista de su propia vida y pasa a serlo su padecimiento.

No es infrecuente que siempre se hable del dolor, que se utilice como excusa para no hacer ciertas cosas que no te apetecen y que te consideres simplemente un enfermo.

Destierra todos esos pensamientos negativos. Se tú el actor principal de la película de tu vida y trata de que en lugar de ser la enfermedad un obstáculo sea una motivación para superar las dificultades.

Si así lo haces, notarás cómo los demás quieren pasar más tiempo a tu lado.

Vida con dolor, convivir con otros

Decíamos en el apartado anterior que si tienes una actitud más positiva notarás que tus seres queridos quieren estar más contigo. Si para ti es difícil convivir con el dolor, no tengas dudas, para otros es también complicado estar a tu lado.





dolor de espalda




Cuando uno se encuentra enfermo tiende a ser el centro de atención, parece que es lo justo. Aunque es cierto que en algunos momentos de tu vida necesitarás hablar de cómo te sientes, no debe ser tu único tema de conversación.

Trata de esforzarte por tratar otros temas, por mostrarte optimista e intenta no cargar en la medida de lo posible a los demás con tus responsabilidades. Algo que además contribuirá a que te sientas útil.

Otro aspecto importante es que des las gracias por su apoyo y ayuda práctica, no hay que dar por hecho que es su obligación, sino mostrarse siempre agradecidos. No olvides interesarte por lo que a ellos les preocupa.

Es cierto que no puedes elegir en muchas ocasiones tu destino, pero sí la actitud con la que lo afrontas. Si te ha tocado una vida con dolor no te rindas y comprobarás cómo puede ser a pesar de todo una vida feliz.

 ¿Llevas una vida con dolor? Reconocemos que es difícil, pero aun así puede ser feliz. Te mostramos cómo conseguirlo.

 

Post relacionados: