Vértigos, cómo vivo con ellos

¿Has hechos alguna vez un crucero? Seguro que tienes unos recuerdos fantásticos de él, salvo cuando había turbulencias y entonces comenzabas a marearte. Pues yo me encuentro muchas veces así, y con los pies en la tierra. Tengo vértigos y me gustaría contarte cómo vivo con ellos.

vértigos 2

Qué son los vértigos

Empezaré por explicarte qué son los vértigos, se trata una sensación, por supuesto subjetiva, que tenemos de que todo se mueve a nuestro alrededor, en ocasiones es como si te fueras a caer al vacío, como entenderás es algo muy desagradable y difícil de gestionar.

Además, se acompaña a la situación ya mala de por sí las náuseas, mareos y la sensación de que estás a punto de desmayarte, que a veces es más que solo una sensación.

¿La explicación? En principio se cree que su origen está relacionado con un problema del sistema vestibular que se encuentra en dentro del oído interno y que se encarga de mantener el equilibrio y la postura. Dicha alteración puede darse de forma momentánea, mantenerse horas o días.

Mi vida con vértigos

Llevo un par de año padeciendo vértigos y no puede decir que mi vida no haya cambiado, porque lo ha hecho y mucho. Yo antes era una persona normal, de hecho gozaba de una salud excelente, algo que daba por sentado y que nunca me preocupó en demasía.

No me han dado muchas explicaciones a por qué me ha sucedido a mí. Al parecer tengo un oído interno especialmente sensible, y en algún momento ha existido un desencadenante que ha dado inicio al problema.

Lo cierto es que como decía mi vida ha cambiado mucho. No solo porque cuando sufro los vértigos me quedo totalmente incapacitada para realizar una rutina normal, sino porque emocionalmente no soy la misma persona.

Noto que vivo con una mezcla de miedo y de mal humor. Miedo a que se vuelva a repetir el vértigo, que realmente es una sensación horrible, y mal humor porque estoy enfadada con el mundo por haberme elegido a mí.

Aunque también he de decir que poco a poco voy controlando mis sentimientos y también mis crisis. Te cuento cómo.

Cómo evitar los vértigos

No existe un remedio mágico que haga que no tenga vértigos, pero con la ayuda de mi médico y poniendo en práctica los consejos que te muestro a continuación he conseguido tener menos crisis.

  • Vida sana. Procuro hacer algo de ejercicio físico, supervisado para que no sea perjudicial. Intento descansar lo suficiente y cuido especialmente la almohada que utilizo. Por supuesto nada de tabaco y ni de alcohol.

  • AlimentaciónTrato de llevar una alimentación sana y equilibrada, lo cual hace que me encuentre mejor a todos los niveles.

  • Movimientos bruscos. Intento evitar los movimientos bruscos siempre y especialmente cuando tengo una crisis.

  • Reposo. Ya he aprendido que la única manera de soportar cuando llegan los vértigos es con reposo, así que cuando lo hacen lo dejo todo y descanso.

Como ves son cosas sencillas, pero que aún así a mi me sirven para cada día poder vivir con vértigos.

Post relacionados:

New Call-to-action