Trucos y consejos contra el agotamiento mental

Uno de los síntomas más frecuentes que comparten las personas que viven con dolor crónico es el agotamiento mental. Que el dolor agota no es algo que pueda sorprender a nadie, pero no solo agota a la persona que lo sufre, sino a la familia que lo rodea, a sus amigos, a sus compañeros de trabajo… Ver cómo una persona sufre de intensos dolores día sí, día también puede originar cuadros de depresión, angustia, tristeza y, el protagonista de nuestro artículo de hoy: agotamiento mental.

agotamiento-mental

Sigue una dieta sana

Quizá estás harta de oír en la radio o la televisión lo importante que es para nuestra salud física mantener una alimentación saludable. Toda esa insistencia de los médicos es lógica ya que los numerosos estudios e investigaciones que se han realizado en los últimos años inciden en que comer bien es clave para mantener y cuidar los delicados órganos que conforman nuestro organismo, incluido nuestro cerebro. Como si fuera el motor de un coche, nuestro cerebro necesita combustible de calidad para llevar a cabo con eficacia la multitud de funciones cognitivas de nuestro día a día, desde recordar dónde hemos dejado las llaves, hasta aprender a convivir con ese dolor crónico que tanto y tanto desgasta. Algunos alimentos que no deberían faltar en nuestra dieta diaria para evitar el agotamiento mental:

  • Pescado azul: sardinas, atún, caballa o salmón son algunos ejemplos de ese pescado azul rico en Omega-3, el mejor combustible para nuestro cerebro.
  • Frutos secos: además de sabrosos y apetecibles, ciertos frutos secos como las almendras o las nueces contienen Omega-3, magnesio y vitamina E, tres sustancias que favorecen nuestra concentración y previenen el desgaste y el agotamiento mental.
  • Cítricos: naranjas, mandarinas, pomelos… contienen flavonoides, unos pigmentos naturales antioxidantes que ayudan a mantener limpio y sano nuestro cerebro.

New Call-to-action

Haz ejercicio

Muchas de las afecciones de las que hablamos en el blog de las personas que viven con dolor implican una pérdida de la movilidad. Artrosis, Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica, Espondilitis Anquilosante… son enfermedades que, además de dolor, provocan que las personas no puedan realizar muchos de los ejercicios físicos que otros dan por sentados como correr, jugar al fútbol o practicar el submarinismo. Que el dolor y la inflamación de las articulaciones pueden impedir que seamos grandes deportistas es muy cierto, pero también lo es que la inmovilidad prolongada agudiza los síntomas y la evolución de estas enfermedades y, además, influye negativamente en el agotamiento mental. ¿Nuestro consejo?: practica un ejercicio suave, un deporte que no te exija grandes esfuerzos físicos, pero que ayude a tu mente a desconectar y dejar de pensar minuto tras minuto en las limitaciones de tu enfermedad.

 

Date un capricho

Nuestro tercer consejo para evitar el agotamiento mental puede tener bastante que ver con el primero si el capricho que te das es de índole gastronómica: degustar un rico bombón al final de la jornada, ir a probar esa nueva tetería que han abierto en el centro, tomar clases de cocina creativa, darse una vuelta por un mercado lleno del aroma de las frutas y las verduras puede evitar y evita ese agotamiento mental producido por el dolor crónico.

Otros caprichos recomendables para evitar el temido agotamiento mental que sufren las personas con dolor, sus familiares y sus amigos tienen mucho que ver con los gustos de cada uno. ¿Te gusta leer? Prémiate cada día con una o dos horas de lectura relajante. ¿Eres aficionada a los trabajos manuales? Hoy en día todos los Ayuntamientos ofrecen a sus ciudadanos diferentes cursos y talleres que no solo enseñan una u otra habilidad, sino que favorecen la interacción con personas de gustos similares, personas que te ayudarán sin darse cuenta a prevenir el agotamiento mental de tu vida diaria.

Post relacionados: