Tratamiento SFC: consigue la ayuda que necesitas

Son millones de personas las que sufren el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC) una enfermedad de carácter neurológico que tiene como síntomas una profunda fatiga, que a pesar de horas de descanso no desaparece. Esto interfiere en la actividad diaria siendo un grave obstáculo para realizar cualquier tipo de ejercicio físico, para trabajar, e incluso realizar las tareas cotidianas. Inevitablemente, el SFC afecta psicológicamente a quién lo sufre, añadiendo aún más carga a la ya de por sí dura enfermedad. A día de hoy no existe cura, pero sí tratamiento del SFC. Contamos con algunos métodos que pueden ayudar a combatir los síntomas y reducirlos considerablemente.

tratamiento sfc

El Síndrome de Fatiga Crónica es una enfermedad real

Como los pacientes de otras enfermedades similares, quienes padecen el Síndrome Fatiga Crónica se enfrentan a diario a la incredulidad de muchos de los que tienen a su alrededor.

Sin embargo, el SFC es reconocido por la OMS (Organización Mundial de la Salud), como una de las enfermedades del Sistema Nervioso Central con el nombre de Síndrome de Fatiga Crónica Post-Viral, lo que deja claro que es una enfermedad muy real y reconocida a nivel mundial.

¿Cómo detectar el SFC?

Existen una serie de síntomas que ayudan a detectar si uno padece esta enfermedad, si bien es cierto que dependiendo de la persona que la sufre puede ser que los síntomas sean más o menos severos. También podría ocurrir que quien la padezca no muestre todos los síntomas o afloren en diferentes periodos y desaparezcan temporalmente en otros.

Para afirmar que se sufre la enfermedad deben haber pasado más de seis meses teniendo la sintomatología. Cuando se realiza una actividad física se sentirá más de 24 horas. Se tendrán al menos cuatro síntomas, aparte de la fatiga, de los mencionados en este artículo al menos seis meses consecutivos. Un médico evaluará estos indicios y determinará que efectivamente se trata del SFC.

Síntomas:

  • Acalculia, problemas para realizar operaciones matemáticas
  • Alergias
  • Ansiedad
  • Cefalea
  • Colon Irritable
  • Crecimiento de ganglios linfáticos
  • Depresión
  • Dolor de garganta
  • Dolores musculares sin inflamación
  • Fatiga extrema.
  • Febrícula persistente
  • Inestabilidad motora
  • Parestesias
  • Pérdida de memoria y concentración
  • Sueño no reparador

Tratamiento del SFC, las mejores opciones

Si bien no existe cura del SFC, sí hay tratamientos para reducir los síntomas:

  • Ejercicio físico. No debe forzarse el cuerpo y hacer más de lo que realmente se puede soportar. Intentar hacer más de lo que nos permite nuestro cuerpo puede tener efectos contraproducentes. Eso sí, no debe entenderse esto como una anulación total del ejercicio. Es necesario mantener un plan de actividad física regular supervisado por un médico.
  • Tratamiento farmacológico. Dado que el SFC se manifiesta con diferentes síntomas, físicos y emocionales, cuenta con un fármaco para cada síntoma específico. Por supuesto han de ser recetados por un médico especialista quien no solo indicará el medicamento si no también la dosis, que será baja dado que los afectados por el SFC muestran hipersensibilidad a los medicamentos.
  • Dieta. Es fundamental una dieta sana y equilibrada basada en alimentos lo más naturales posibles.
  • Reposo. Intentar mantener el ritmo de actividad que se pudiera tener antes de sufrir la enfermedad no tiene sentido. Es contraproducente como decíamos. En el momento que se sufre la enfermedad es necesario darle al cuerpo el descanso que requiera, tratando de en la medida de lo posible guardar reposo.
  • Andulación. Es un nuevo método para tratar el dolor de diferentes enfermedades, en el caso de las crónicas consigue mejorar la calidad de vida de los pacientes. Combina vibraciones especiales con calor infrarrojo utilizando para ello la última tecnología.





New Call-to-action




Esperamos que todas estas opciones te ayuden a sobrellevar el SFC.

 

Post relacionados: