El síndrome posvacacional ¿mito o realidad?

Después del parón vacacional del verano, uno de los temas que se repiten año tras año en la televisión y en las revistas y foros de Internet es el famoso síndrome post vacacional. Seguro que sabes lo que es: un “bajón” físico y emocional que, supuestamente, sufrimos grandes y mayores cuando retomamos nuestra rutina diaria. ¿Crees que este síndrome tiene base científica? ¿Afecta más a las personas que sufren patologías crónicas que implican dolor? ¿Se puede tratar o, por lo menos, aliviar? La respuesta a esta y otras preguntas aquí, en el blog de las personas que viven con dolor.

 síndrome posvacacional

El síndrome posvacacional y sus síntomas

Las distintas estaciones del año marcan el calendario de esas noticias periódicas que surgen de los medios de comunicación año sí, año también: la operación bikini durante la primavera, las dietas de adelgazamiento después de las fiestas navideñas y, sí, el síndrome posvacacional que sufren los trabajadores y estudiantes cuando termina un periodo largo de descanso y tienen que volver a cumplir con sus responsabilidades diarias.

Según esas noticias, el síndrome posvacacional se podría definir como una sensación extraña de agotamiento físico y mental que impide que rindamos al cien por cien durante los primeros días de la vuelta a la realidad. Pero, además, ese “no poder con el alma” típico de la vuelta a la rutina, el síndrome posvacacional vien acompañado de una serie de síntomas que pueden acrecentarse en el caso de sufrir alguna enfermedad crónica. Personas con artrosis o artritis, espondilitis anquilosante, síndrome de fatiga crónica o fibromialgia ven cómo los síntomas característicos de su afección se agravan como, por ejemplo, el insomnio nocturno, los problemas digestivos y estomacales, los calambres y la inflamación de las articulaciones de rodillas y muñecas, la sensación de fatiga física y anímica, etc.

Combatir el síndrome post vacacional

Algunos médicos no están de acuerdo con que el síndrome posvacacional sea real o, al menos, tenga una base científica que explique el surgimiento o empeoramiento de ciertos síntomas físicos. De hecho, entidades conocidas y reconocidas como la de la Clínica Universidad de Navarra, afirman que no se trata de una enfermedad, pero sí de una afección que puede desestabilizar nuestro equilibrio físico y emocional.

Sea mito o realidad, lo importante es combatir cualquier problema que suponga una merma de nuestra calidad de vida, una disminución de nuestra fortaleza o de nuestras defensas físicas o emocionales.
Desde este punto de vista, el de disfrutar plenamente de la vida, los expertos que sí creen en la existencia del síndrome posvacacional nos ofrecen una serie de consejos muy sensatos para combatirlo, por ejemplo:

Volver a la rutina poco a poco

Volver de vacaciones a altas horas de la noche y comenzar la rutina diaria al día siguiente por la mañana es una pésima idea que puede provocar o alargar el temido síndrome posvacacional. ¿El mejor consejo? Regresar uno o dos días antes de las vacaciones y dedicar esas horas extra a ir tomando contacto poco a poco con la realidad, a sacar la ropa de la maleta, reponer el frigorífico y la despensa, preparar las cosas que necesitaremos para empezar a trabajar o a estudiar, etc.

Vigilar la alimentación

Es inevitable que durante las vacaciones alteremos tanto los horarios de las comidas, como la dieta diaria. Además, durante los días de descanso todos solemos darnos algún capricho gastronómico que viene genial para alegrar las vacaciones, pero no tanto para mantener nuestro cuerpo tan bien alimentado como deberíamos. Una vez en casa es importante que retomemos paulatinamente tanto los horarios de las comidas principales como el tipo de alimentos que incluimos en la dieta diaria, pero como sucede en el consejo anterior: no lo hagas de repente, date algún capricho de vez en cuando y, para equilibrar la balanza, haz un poquito más de ejercicio cada día.

Hacer sesiones diarias con el ANDUMEDIC® 3 HOME

Como sabes, el ANDUMEDIC® 3 HOME es un producto médico certificado especialmente indicado para aliviar las molestias de ciertas afecciones crónicas y, también, para relajar mente y cuerpo… Hacer una sesión diaria con este dispositivo basado en la tecnología de la Andulación® te ayudará a relajar la musculatura, conciliar mejor el sueño y prevenir todos los síntomas asociados al famoso y temido síndrome posvacacional.




New Call-to-action