Sigue creciendo el gasto en medicamentos en los hogares españoles.

Según un informe que presentó hace unos meses la OCU – Organización de Consumidores y Usuarios – los hogares españoles gastamos una media de 1.378 euros al año en las farmacias. Esta Organización lanza el dato en forma denuncia ya que, según sus informes, ese gasto anual ha crecido un 58% respecto al gasto realizado en fármacos en el año 2010.  Según la OCU este incremento del presupuesto familiar en productos farmacéuticos se debe a dos causas principales: la tendencia a la automedicación y el aumento del llamado copago farmacéutico o sanitario. Nosotros añadiríamos otra tercera razón al aumento del gasto familiar en las farmacias españolas: la libertad de los farmacéuticos a la hora de vender medicamentos de marca en lugar de fármacos genéricos que, según los profesionales de la salud, son igual de eficaces, pero mucho más económicos.

gasto-medicamentos

La tendencia a la automedicación

Desde hace varios años tanto la OMS como las principales autoridades sanitarias nacionales e internacionales advierten de los riesgos que entraña para nuestra salud la automedicación.

La Organización Mundial de la Salud echa buena parte de culpa de la tendencia actual a la automedicación a la negligencia de gobiernos y países, entidades que permiten que las farmacéuticas inunden el mercado con fármacos que no necesitan receta y que los consumidores se lanzan a comprar al menor síntoma de malestar general.

Atención a este dato: según un informe sobre la evolución de la automedicación publicado por la OMS en el 2013, más de la mitad de los fármacos que se compran en las farmacias no han sido prescritos por el médico. El dato no solo es preocupante para la salud, también lo es para los presupuestos nacionales sanitarios y para la economía personal y familiar. 

El copago farmacéutico

El copago farmacéutico actual en España comenzó a aplicarse en julio de 2012 y fue una de las tantas medidas de austeridad y recortes que aplicó el Gobierno para contener los efectos de la crisis económica mundial. Con la implantación de esta medida legislativa, los pensionistas cuya renta anual no superaba los 18.000 € dejaban de pagar 0 € por los medicamentos que adquirían en la farmacia para abonar el 10% de su coste, los empleados con rentas superiores a ese límite de 18.000 € anuales pasaban a abonar el 50% del coste del medicamento en lugar del 40% del que se hacían cargo antes del 2012, etc.

El Real Decreto 16/2012 de 20 de abril que regula el copago farmacéutico se revisó en el mes de enero de 2015 fijando el límite máximo que debían aportar mensualmente los pensionistas: 8,23 € al mes si los ingresos anuales no superaban los 18.000 €; 18,52 € para pensionistas con ingresos anuales superiores a 187.000 €, etc.

Los medicamentos genéricos

Hasta octubre de 2015 los farmacéuticos españoles estaban obligados por ley a dispensar medicamentos genéricos cuando estos tuvieran el mismo coste que los fármacos de marca prescritos por el médico de familia o el especialista. Esta medida se adoptó para favorecer a las pequeñas y medianas empresas españolas que se dedican a la fabricación y la comercialización de productos farmacéuticos genéricos y, también, para contener el gasto que hacían las familias con la aplicación del copago farmacéutico. Pero estas medidas se erradicaron el 30 de octubre del pasado año cuando entró en vigor la Ley 48/2015 que fijaba los Presupuestos Generales del Estado para el año 2016. Esta Ley libera a los farmacéuticos de priorizar la venta de medicamentos genéricos en lugar de medicamentos de marca lo que supone en la práctica que el gasto de los hogares españoles en medicamentos y productos farmacéuticos se incrementará aún más durante este año 2016.

Post relacionados:





New Call-to-action