Risoterapia, el medicamento natural alternativo

Hoy en el blog de las personas que viven con dolor vamos a hablar de un tratamiento natural contra el dolor que ha mejorado la calidad de vida de cientos de miles de personas a lo largo y ancho del mundo y del tiempo: la risoterapia.

La risa y su poder terapéutico

Seguro que más de una vez y más de dos has leído la famosa frase “La risa es la mejor medicina”. De hecho se ha demostrado sin lugar a dudas el poder curativo que tiene afrontar la vida con ánimo positivo, de tratar con los problemas familiares, laborales o de salud luciendo nuestra mejor sonrisa. Pero ¿por qué la risa tiene esos positivos efectos terapéuticos?

La explicación científica más clara la encontramos en un estudio publicado hace ya más de diez años por el investigador norteamericano Michael Miller. Miller dirigía en aquel entonces un grupo de investigación sobre la risa en la Universidad en la que ejercía como profesor, la Universidad Norteamericana de Maryland, en Virginia. El objetivo del estudio era demostrar cómo la risa influye en el diámetro de los vasos sanguíneos; según Miller, la risa es capaz de aumentar el diámetro de esos vasos, hace que se ensanchen permitiendo que el oxígeno y los nutrientes que contiene la sangre lleguen en mayor cantidad a los órganos y los tejidos del cuerpo humano. Para determinar si la risa, el ánimo positivo, influía o no en el sistema circulatorio de los sujetos del experimento los investigadores hicieron que un grupo de 300 personas vieran dos películas, un drama terrible y una comedia popular ligera. Tras ver los dos films, el drama y la comedia, los resultados de los análisis confirmaron la teoría de Miller: después de ver la comedia el flujo sanguíneo del público aumentó un 20%, es decir, la risa había cumplido una importante función vaso dilatadora, una función que es vital para mantener en óptimo estado de salud nuestro sistema circulatorio, pero que también influye en el sistema respiratorio, en las funciones cognitivas, en el nivel de colesterol…, en definitiva, en nuestra calidad de vida.

Este experimento y otros muchos que se han realizado en torno a la risa han demostrado que:

  • La risa libera endorfinas en nuestro cerebro, esas hormonas también llamadas “moléculas de la felicidad” y que están asociadas a sensaciones y emociones agradables y positivas. Además de sensaciones placenteras, las endorfinas poseen importantes propiedades analgésicas, es decir: mitigan la sensación de dolor.
  • La risa ayuda al sistema circulatorio por lo que, directamente, influye en los procesos mentales, digestivos, etc.

La risoterapia

En la última década se ha producido un auténtico boom de esa técnica llamada risoterapia, pero no nos engañemos, no hay nada nuevo bajo el sol. Según los historiadores, la risa como medicamento natural lleva utilizándose miles de años en todo el mundo. En China, por ejemplo, se ha encontrado documentación que habla de las reuniones de la risa que se celebraban hace más de 4.000 años y, sin ir tan lejos, en la Europa del Medievo hay constancia de que muchos médicos y cirujanos recetaban reír a sus doloridos pacientes.

La risoterapia tal y como la conocemos hoy en día es una técnica terapéutica – que no médica – que utiliza la risa para mejorar la calidad de vida y, también, para tratar el dolor crónico, el estrés y la angustia. Entendida como terapia volvió a resurgir en  la sociedad occidental allá por los años 60 del siglo pasado con el movimiento hippie. Pocos años más tarde, en los setenta, diferentes hospitales norteamericanos comenzaron a estudiar en serio  las propiedades analgésicas y terapéuticas de la risa e introdujeron poco a poco la terapia de la risoterapia como complemento de los tratamientos farmacológicos convencionales.

En el siglo I de nuestra era el poeta romano Marco Valerio escribió “Reír es de sabios”; nosotros ahora, en el siglo XXI, escribiríamos “Reír es de sabios… y de sanos”.
Risoterapia, el medicamento natural alternativo, ¿estás de acuerdo?

 

Post relacionados:





New Call-to-action