¿Qué hacer cuando se juntan dolor de estómago y espalda?

Como ya hemos comentado en otros artículos del blog de las personas que viven con dolor, el dolor de espalda es una afección muy habitual que sufre el 90% de la población. Pero este dolor es más frecuente cuando sufrimos un trastorno musculoesquelético, una enfermedad reumática como la artritis o la Fibromialgia o cuando pasamos mucho tiempo trabajando sentados, de pie o manipulando cargas pesadas.

 dolor de estomago y espalda

Por otra parte, el dolor de estómago también es una patología habitual entre los hombres y las mujeres sometidos a estrés, con preocupaciones familiares o personales, etc. Pero ¿qué sucede cuando se juntan el dolor de estómago y espalda? Es algo que puede pasar tanto a hombres como a mujeres, aunque estas últimas corren más riesgo de sufrir a la vez ambos tipos de dolor durante los días del periodo, en la fase de la menopausia, en los meses del embarazo, etc.

Posibles causas del dolor de estómago y espalda

A veces, que se junten dolor de estómago y espalda es una simple casualidad, un día nos duele la espalda por un exceso de trabajo o una mala postura y, casualmente, sufrimos de ardor de estómago por habernos pasado con la comida picante del restaurante indio de la esquina. Pero aparte de la casualidad, también se han detectado causas, estados y afecciones que hacen que nuestro cerebro nos envíe señales de dolor de dos puntos vitales de nuestra fisonomía: el estómago y la espalda.

Algunas de las causas principales que provocan ese cóctel de dolor y malestar podrían ser las siguientes:

  • El embarazo. Es bastante típico que las mujeres embarazadas sufran de dolor de estómago y espalda especialmente en los últimos meses de la gestación. Con el embarazo, el útero se va desplazando y modificando el centro de gravedad; esto provoca que haya un exceso de presión a los músculos abdominales produciendo dolor tanto en esta zona, como en la parte baja de la espalda. Por otra parte, al ensancharse el abdomen la pared muscular que separa el esófago con el estómago se distiende y, a veces, no es capaz de contener el reflujo del bolo alimenticio mezclado con los potentes jugos gástricos. ¿El resultado? Reflujo gástrico que se traduce en ardor, acidez y dolor de estómago.
  • Cálculos renales. Cuando tienen un tamaño considerable, las piedras en el riñón o cálculos renales pueden provocar que aparezca a la vez dolor de estómago y de espalda. El síntoma principal de este tipo de afección es un dolor muy agudo y corto centrado en la parte del abdomen, en un lado de la espalda o en los dos sitios a la vez.
  • Antiinflamatorios. Gran parte de las personas que viven día a día con dolor crónico de espalda, suelen tomar fármacos antiinflamatorios. Estos fármacos hacen disminuir unas moléculas llamadas prostaglandinas que son las responsables, entre otras cosas, de reforzar las paredes gástricas que contienen los jugos gástricos. Es decir: los antiinflamatorios pueden conseguir que esas paredes gástricas sean menos resistentes y, así, se produzcan daños estomacales por reflujo, presencia de bacterias,  etc. ¿El resultado? Dolor de estómago y de espalda al mismo tiempo. La solución pasa, en este caso, por extremar las medidas preventivas: acordarnos de tomar siempre el protector gástrico que nos haya recetado el médico, no tomar más dosis de las prescritas, proteger a nuestro estómago evitando el estrés y las comidas excesivamente condimentadas o copiosas, etc. 

Post relacionados:





dolor de espalda