¿Qué es la maniobra de spurling?

Maniobra de spurling o test de spurling

La maniobra de spurling es uno de los muchos métodos que existen para diagnosticar diferentes afecciones y lesiones que provocan el molesto dolor de cervicales. La maniobra de spurling también es conocida con el nombre de test de spurling  o prueba de spurling, y como cualquier otro tipo de manipulación, sólo debe ser utilizada por un profesional de la salud, un médico, un quiropráctico, un osteópata o un fisioterapeuta con los conocimientos teóricos y la experiencia suficiente como para no causar daños a la persona que se somete al tratamiento.

maniobra de spurling


En qué consiste la maniobra de spurling

A simple vista, la maniobra de spurling parece una prueba muy sencilla: la persona que sufre dolor se sienta, el reumatólogo o el osteópata oprimen ligeramente la cabeza y estiran suavemente hacia un lado y hacia otro; si aparece dolor en la misma zona de la que se quejaba el paciente, el profesional tiene datos suficientes como para suponer que hay un problema cervical o una afección en las articulaciones.

La maniobra de spurling forma parte del grupo de test denominados “de provocación”: unas pruebas muy delicadas que se basan en la manipulación de una parte del cuerpo humano para comprobar la respuesta a la tracción o la compresión pero sin dañar a la persona ni empeorar su estado clínico.

El objetivo final de la maniobra de spurling no es causar más dolor a la persona que acude a consulta, sino verificar que hay un problema en las cervicales y que es ese problema en concreto el responsable de los síntomas que han llevado a la persona que los sufre a someterse a este tipo de pruebas.

Test de spurling y la radiculopatía cervical

Una de las lesiones que se pueden diagnosticar con la maniobra de spurling es la llamada radiculopatía cervical.  Según la AOOS American Academy of Orthopaedic Surgeons – la radiculopatía cervical es más conocida por el nombre de nervio pinzado porque es la raíz del nervio raquídeo la que, por algún motivo, ha sufrido una lesión que causa inflamación y dolor.

Con la radiculopatía cervical, la persona siente un intenso dolor en el cuello, un dolor que se agudiza cuando se realiza la maniobra de spurling. Además, ese dolor suele irradiar hacia el hombro, el brazo, el antebrazo y llegar, incluso, a afectar a las muñecas y las manos.

Otros síntomas de esta patología y que pueden ayudar muchísimo al profesional que realiza la maniobra de spurling es la sensación de debilidad que percibe la persona tanto en el cuello como en el hombro o brazos afectados, una sensación que puede venir  acompañada por pinchazos de dolor al movilizar el cuello, hormigueo en la zona afectada, dolores de cabeza, mareos, sensación de malestar general, etc.

Si el test de spurling da indicios de la existencia de una posible radiculopagía cervial, el médico decidirá si hay que hacer otro tipo de pruebas como  tomografías, radiografías, etc. Una vez diagnosticada esta patología, el especialista propondrá una combinación de tratamientos dirigidos a aliviar el dolor y a recuperar la movilidad tanto del cuello, como de la extremidad superior afectada por el pinzamiento del nervio.

Normalmente los tratamientos son bastante sencillos y eficaces, por ejemplo:

  • Collarín cervical. El collarín cervical es indicado para minimizar el movimiento del cuello, aliviar la presión del nervio pinzado y conseguir que la zona afectada se relaje y vuelva, poco a poco, a la normalidad.
  • Analgésicos para aliviar el dolor agudo.
  • Inyecciones de esteroides para aliviar la inflamación y, así, minimizar la sensación de dolor.
  • Tratamientos de calor localizado combinado con movimiento vibracional (dispositivos basados en la terapia de la Andulación®).

Si sufres de dolor cervical te invitamos a que hagas ahora nuestro Test del Dolor, una prueba diferente a la de la maniobra de spurling, pero que también te ayudará a encontrar esa solución que buscas para aliviar el dolor.

Post relacionados:

 

New Call-to-action