Puntos de dolor de la fibromialgia: 18 claves para detectarla

La fibromialgia es una patología crónica que afecta al sistema nervioso central. Su origen aún es desconocido aunque ha pasado de ser considerada una enfermedad psíquica a ser declarada dolencia física.

Puntos de dolor de la fibromialgia: 18 claves para detectarla

Los puntos de dolor de la fibromialgia se conocen como puntos gatillo. De ellos y de otros síntomas de esta enfermedad un tanto ignorada voy a hablar en este artículo.

Sucede con la fibromialgia lo que con otras enfermedades a las que no se consigue etiquetar ni clasificar: genera cierto rechazo. Por esta razón, en el blog de HHP intento darla a conocer a través de artículos en los que trato de explicar las posibles causas, los síntomas, los aspectos psicológicos y sociales de esta dolencia y, por supuesto, los tratamientos o, al menos, la forma de aliviar el dolor.

Cerca del 75% de los casos de esta enfermedad ni siquiera se han diagnosticado. Las personas que sufren este trastorno, en su mayor parte mujeres de mediana edad, conviven con el dolor a diario. Se suele hablar de “incapacidad invisible” porque, aunque no invalida, sí que consigue limitar enormemente las actividades del día a día.

Pero, ¿de dónde viene el dolor que siento?

Con la fibromialgia sucede algo curioso y desconcertante. El dolor afecta a las partes blandas del cuerpo, es decir, a los músculos, los ligamentos y los tendones. Sin embargo, la sensación que se tiene es la de que proviene de los huesos o de las articulaciones.

El síntoma más común de fibromialgia es la sensación de dolor músculo-esquelético generalizado, crónico. Suele ir acompañado por un agotamiento constante que no puede explicarse por la realización de grandes esfuerzos ni por un exceso de ejercicios físico, por ejemplo.

El origen de la fibromialgia aún no ha sido desvelado aunque se ha puesto en relación con los “síndromes de sensibilización central”. El más común de estos sería la cefalea o migraña aunque también pertenece a esta familia el síndrome de fatiga crónica, entre otros.

Puntos de dolor de la fibromialgia

Los puntos gatillo o trigger points son la clave para diagnosticar la fibromialgia. Estos 18 puntos están ubicados a lo largo del cuerpo y son zonas particularmente sensibles al dolor cuando son presionados. Si 11 de estos puntos gatillo se activan al sentir el contacto con el dedo, apenas quedarán dudas de que sea un caso de fibromialgia.

En el caso de que menos puntos gatillo se activen, habrá que concentrarse en el examen de otros síntomas que, a menudo, acompañan esta patología. Es posible que reaccionen cuatro o menos de estos puntos y, aun así, se esté frente a un caso de fibromialgia.

Entre los síntomas más comunes, además del dolor generalizado y el agotamiento crónico, puedes tener:

  • Trastorno del sueño o sueño ligero y no reparador.
  • Cambios de humor bruscos.
  • Hormigueo, palpitaciones y quemazón en diferentes partes del cuerpo.
  • Intestino irritable.
  • Rigidez muscular.
  • Problemas de memoria y concentración.

Para llegar a un diagnóstico certero, hay que descartar todas las demás enfermedades que pueden presentar estos síntomas. Es habitual que las personas afectadas pasen de especialista en especialista sin obtener resultados concluyentes. Si esto sucede, hay que evitar frustrarse.

Lo más importante a la hora de desenmascarar la fibromialgia es tener una visión de conjunto, empezando por analizar la reacción dolorosa frente a la presión de los puntos gatillo.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action