Pon fin al dolor de tu braquialgia

Algunas enfermedades son menos comunes, o menos conocidas, que otras. No sé si estarás de acuerdo conmigo pero, a veces, me da la sensación de que algunas patologías son mediáticas y otras, por alguna razón desconocida, se dejan en el cajón del olvido como si no hablar de ellas hiciera que desapareciesen.

La braquialgia puede aparecer a raíz de una lesión de codo u hombro

Esto es lo que sucede con muchas de las dolencias sobre las que se trata en este blog. Es el caso de la braquialgia o dolor neurálgico en uno o ambos brazos. Puede aparecer a raíz de una lesión de hombro, a partir de la cual el dolor se extiende desde el hombro por el resto del brazo; o de una lesión de codo o, más comúnmente, por problemas cervicales.

Si tienes alguno de estos síntomas, es posible que padezcas de braquialgia. Consulta con tu médico para que te aconseje el mejor tratamiento. De cualquier modo, no te preocupes, la mayoría de los casos tienen fácil solución.

Diferentes tipos de braquialgia

Según afecte con mayor intensidad a una u otra parte de nuestro cuerpo, cuello o brazos, la braquialgia puede aparecer en forma de cervicalgia –con o sin artrosis cervical- o de cervico-braquialgia, la más común y a la que ya dedicamos una entrada en este blog.

Aún menos conocida es la variante de braquialgia estática parestésica que se presenta durante la noche, cuando estás acostado, y las estructuras vásculo-nerviosas se comprimen.

La braquialgia como síntoma

El dolor comienza en el cuello y se irradia hacia el brazo, llegando incluso hasta la mano. Lo normal es empezar sintiendo dolor en las cervicales y en el omóplato, es posible que recorra el brazo una sensación de hormigueo, que sientas debilidad en el músculo, que te parezca sentir una especie de descargas eléctricas tanto en la mano como en el brazo.

La braquialgia puede ser uno de los síntomas que muestra nuestro cuerpo cuando padece otras dolencias, especialmente en los casos de enfermedades degenerativas tanto del disco cervical como de la articulación intravertebral. Puede incluso ser señal de que existen tumores en la columna vertebral.

En los pacientes jóvenes, la braquialgia aparece sobre todo relacionada con la hernia discal cervical cuando uno de los discos intervertebrales se desplaza produciendo rigidez de la columna vertebral.

Cómo aliviar el dolor

Como te decía, antes de poner en marcha cualquier terapia, es muy importante que un médico realice un diagnóstico apropiado ya que hay diferentes tipos de braquialgia y cada una debe de tratarse de diferente manera.

Aunque el dolor es molesto y puede llegar a impedirte realizar algunas actividades cotidianas, la mayor parte de los casos se curan sencillamente con fármacos analgésicos, estabilizadores de membrana o anticonvulsivos.

Fisioterapia y ejercicios acuáticos

Es muy recomendable llevar a cabo algunas sesiones de rehabilitación para aliviar el dolor y reforzar la zona afectada –cuello, hombros o brazo-. Las lesiones y dolencias en el brazo suelen responder rápido y positivamente a la terapia fisioterapéutica, sobre todo si se las ataca en los primeros estadios.

¿De qué manera la fisioterapia te puede ayudar? Mediante la manipulación de la columna vertebral consigue aliviar los nervios comprimidos, el masaje de espalda busca reducir el dolor, corregir la compresión y liberar los nervios atrapados.

El fisioterapeuta te podrá recomendar ejercicios específicos para fortalecer los huesos y los músculos abdominales. Los estiramientos en el agua, las sesiones de hidroterapia o la natación suave también servirán al mismo fin y te resultarán estimulantes y amenos.

Tratamiento no invasivo con vibraciones

Antes de pasar a la cirugía o las inyecciones, cuentas con otros tratamientos alternativos, no invasivos, como la Andulación que, a través de vibraciones de diferente intensidad y la aplicación de calor en la zona afectada, consigue aliviar el dolor y la inflamación de la braquialgia.

Y en los casos más graves…

La braquialgia cervical se trata también con inyecciones en la vaina del nervio del cuello que sirven para bloquear el dolor y los espasmos nerviosos. Es un anestésico local por lo que sus efectos son temporales (días o semanas, depende de cada persona).

La última opción, para los casos más graves, es la cirugía.

Como te decía más arriba, la braquialgia también puede ser un síntoma de otras dolencias por lo que el tratamiento, en estos casos, debe de ser el apropiado para la patología principal.

Con un diagnóstico correcto, voluntad y un poco de paciencia terminarás en pocos días con el dolor asociado a la braquialgia.

 

Post relacionados:

 

dolor de espalda