Para aliviar la fatiga crónica, tratamiento de Andulación

El cansancio, la falta de horas de sueño, el estrés, esa pesadez que sientes a menudo en los músculos, que te impide incluso llevar a cabo las actividades más cotidianas, es el día a día de las personas que tienen fatiga crónica.

La fatiga crónica puede ser tratada mediante vibraciones

Es una enfermedad de origen desconocido cuyos síntomas coinciden, muy a menudo, con el de otras patologías. Dolores musculares, dolor de cabeza y una sensación constante de fatiga extrema son las señales físicas más características de la fatiga crónica. Para paliarlos, podemos contar con el tratamiento basado en la tecnología de Andulación.

En anteriores entradas de este blog, has podido leer acerca de cómo funciona la Andulación, cuáles son los cinco principios biofísicos en los que se basa y qué enfermedades pueden tratarse mediante esta tecnología.

Combatir la fatiga crónica

El Síndrome de la Fatiga Crónica, también conocido por sus siglas SFC, es difícil de diagnosticar, especialmente porque los síntomas principales que anuncian esta patología son cambiantes y hasta imprevisibles. Como sabes, la fatiga crónica incide tanto sobre el cuerpo como sobre el ánimo, de ahí que haya que actuar en varios frentes a la vez, el físico y el psicológico.

Para mejorar tu calidad de vida, hay que ir paso a paso, empezando por tratar los problemas de sueño, de memoria y concentración, la ansiedad o los mareos. Después, hay que prestar atención a la actividad física y los ejercicios que realizas, los suplementos alimenticios que puedes tomar o si te conviene acceder a terapia psicológica.

El papel de las endorfinas

Si sufres de fatiga crónica, estarás al corriente de lo importante que es controlar los niveles de estrés y las emociones para que no se vean arrastrados por la ansiedad ni el sentimiento de culpa que, a menudo, acompañan a la fatiga crónica.

Una vida social activa y una actitud positiva son fundamentales para enfrentarse, cada mañana, a esta dolencia. En este sentido, la liberación de las hormonas de la felicidad, las endorfinas, es uno de tus mejores aliados.

El tratamiento con Andulación, además de aliviar el dolor mediante vibraciones mecánicas y calor por infrarrojos, también consigue incidir positivamente sobre tus estados de ánimo a través de la liberación de endorfinas. Te explico cómo lo consigue.

Andulación para tratar la fatiga crónica

En el caso de patologías relacionadas con dolores musculares, como la fatiga crónica o la fibromialgia, la Andulación actúa sobre la inflamación que produce el dolor. Las vibraciones mecánicas que emite, que se transforman en micro impulsos eléctricos, consiguen mejorar el tono muscular general del cuerpo, ayudando a prevenir los trastornos asociados a las articulaciones.

El tratamiento mediante Andulación se divide, básicamente, en dos partes. En primer lugar, está el masaje mecánico, en el que las vibraciones varían de frecuencia para que tu cuerpo no se acostumbre y dejen de ser efectivas. Estas vibraciones tienen como meta superar los estímulos dolorosos, situarse por encima de ellos, a la vez que ayudan a tu organismo a generar endorfinas, los neurotransmisores que modulan el dolor y que actúan de analgésicos naturales.

Por otro lado, los rayos infrarrojos son una fuente de calor que actúa sobre las partes doloridas, los músculos en este caso, siendo capaz de dilatar los vasos sanguíneos. De esta manera, consigue que el flujo de sangre sea mayor en las zonas afectadas y que el dolor disminuya.

Nos lo cuenta Maribel Izquierdo, directora de la Asociación de Afectados por el Stress, la Ansiedad y la Fibromialgia (AASAF):

Contra la fatiga crónica, cada pequeña victoria es un gran triunfo.

Post relacionados:

 

New Call-to-action