Osteoartritis del pulgar: los remedios más eficaces

La osteoartritis es una dolencia muy común y, aunque puede afectar a personas de todas las edades, aparece con mucha frecuencia a partir de la cincuentena, a medida que las articulaciones y los huesos envejecen.

osteoartritis del pulgar

Empieza siendo una leve molestia que se siente en los nudillos o en las falanges de los dedos de las manos. Con el tiempo, cada vez es más constante y es probable que de un solo dedo se vaya extendiendo al resto de la mano. En este artículo, voy a darte algunos remedios para la osteoartritis del pulgar y de las manos, tanto en sus primeros estadios como cuando ya te estás acostumbrando a convivir con la inflamación.

La osteoartritis del pulgar es la inflamación de las articulaciones de los huesos. Es degenerativa por lo que es importante diagnosticarla lo antes posible para poder empezar a tratarla con remedios y ejercicios paliativos.

Aunque en este artículo del blog de las personas que viven con dolor me voy a centrar en darte remedios para la artritis de manos, hay otros tipos de artritis que afectan a articulaciones como la rodilla y los hombros, entre otros.

Osteoartritis del pulgar y otros tipos

El término artritis es tan genérico que con él me puedo referir hasta a 100 tipos diferentes de dolencias relacionadas con la inflamación de las articulaciones. Sin embargo, en la vida cotidiana, cuando se habla de artritis generalmente se está haciendo referencia a dos tipos fundamentales: la osteoartritis y la artritis reumatoide.

Otro tipo bastante común de artritis es la conocida como gota, enfermedad conocida desde hace siglos que no discriminaba entre reyes y sirvientes. El caso más conocido tal vez sea el de Felipe II, quien se retiró al Monasterio del Escorial para descansar aquejado de esta dolencia.

Los síntomas de la artritis reumatoide son similares en todas las zonas afectadas: inflamación y dolor de la articulación, posible deformación (en el caso de los dedos es donde más se nota), rigidez matutina, nódulos o piel excesivamente seca.

Osteoartritis y artritis reumatoide

La osteoartritis afecta principalmente al cartílago y, a diferencia de otros tipos de artritis, no afecta a los órganos internos, sólo a las articulaciones. Generalmente, se manifiesta como dolor en las articulaciones y limitación de movimiento. Es más común a partir de los 60 años aunque se puede sufrir a cualquier edad a consecuencia de alguna lesión de las articulaciones.

La artritis reumatoide es una enfermedad inflamatoria presumiblemente autoinmunitaria cuya causa o causas aún se desconocen aunque se considera que puede tener una gran carga genética.

Las mujeres tienen tres veces más probabilidades que los hombres de desarrollar esta enfermedad y, al contrario que en el caso de la osteoartritis, que suele darse en personas de edad avanzada, la artritis reumatoide incide sobre todo en la horquilla de edad entre los 20 y los 40 años.

Dolor e inflamación de los dedos

Si te duele al encoger los dedos o cuando las temperaturas son bajas o estás en contacto con agua fría, es probable que estés viviendo los primeros estadios de la artritis de manos. También es posible que notes cierta deformidad en el pulgar, en el cuello de cisne de los dedos (articulación más cercana a las uñas) o en ‎la articulación metacarpofalángica (la continuación de los nudillos).

La artritis de manos es dolorosa pero es uno de los tipos de artritis que mejor responden tanto a los ejercicios como a sencillos remedios naturales.

Remedios para la artritis de manos

En general, los alimentos, aceites y especias con propiedades antiinflamatorias son recomendables para tratar de aliviar la inflamación y el dolor de las articulaciones afectadas por artritis. En ocasiones, se hace un uso tópico de ellas (aplicación directa sobre los dedos y las manos); en otras, se recomienda la ingesta.

Aceite de ricino y aceite de oliva

Un par de veces al día, agradecerás darte unas friegas o masajes suaves con aceite de ricino. Este aceite tiene un ingrediente activo llamado ácido ricinoleico que tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas. El aceite de oliva también puede servir para masajear la zona afectada y, por supuesto, es un gran aliado contra la artritis en tu dieta diaria.

Cúrcuma

La cúrcuma es una especia muy utilizada en la cocina oriental. Tiene propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y antioxidantes. Hay muchas recetas con cúrcuma (el curry lleva esta especia, por ejemplo).

Es aconsejable consumir la cúrcuma junto con otros alimentos ya que, por si sola (en cápsulas, por ejemplo) el organismo la absorbe mal. Lo ideal es mezclarla con aceite de oliva virgen extra o de lino y una pizca de pimienta negra. También aumenta su eficacia si se toma junto con soja, zumo de cítricos o té verde.

Miel y canela

Una cucharadita de ambas, mezcladas, aportan a tu organismo defensas para combatir la inflamación ya que tienen propiedades parecidas a la cúrcuma: antiinflamatorias, antisépticas y antioxidantes.

Sales de Epsom

Pon agua caliente en un recipiente grande, añade dos tazas de sales de Epsom, deja reposar un poco y mete las manos durante unos 20 minutos en el líquido. Puedes repetir este tratamiento un par de veces a la semana. Estas sales conseguirán que se relajen las articulaciones afectadas de tus dedos, proporcionándote alivio contra la inflamación y la rigidez articular.

Para prevenir la artritis, una dieta rica en pescado azul, cítricos y aceite de oliva es lo más recomendable.

Ejercicios para aliviar la artritis de manos

Tres ejercicios muy sencillos te ayudarán a mejorar la movilidad de los dedos y a mantener a raya la artritis de las manos.

Mueve el pulgar dibujando una circunferencia amplia. Primero hacia un lado, despacio, unas ocho veces; después, en sentido contrario.

De nuevo con el pulgar, tienes que tocarte cada una de las yemas del resto de dedos de la mano. Verás que formas una “o”. No lo hagas deprisa ya que sólo conseguirás que la articulación inflamada te duela más. Cuando termines la ronda de dedos, abre la mano, estira los dedos y vuelve a crear “oes”. Repite el ejercicio ocho veces.

Abrir y cerrar la mano flexionando, poco a poco, cada una de las articulaciones. Los dedos se encogen como si quisieras agarrar algo hasta que el puño queda cerrado. Abre lentamente el puño y estira los dedos. De nuevo, 8 o 10 veces con cada mano (si ambas están afectadas).

Ya me contarás qué tal te han ido estos remedios naturales y sencillos ejercicios. Si conoces algún otro, no dudes en compartirlo a través de los comentarios, ¡puedes ayudar a otras personas que, como tú, quieren aliviar el dolor!

 

Post relacionados:

 

artritis