Nueva campaña de vacunación contra la gripe

Este año 2015 se administrarán en España 4,7 millones de dosis de la  vacuna contra la gripe o influenza, una afección vírica que, según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España  supone un importante riesgo para la salud y, también, una fuente de graves pérdidas económicas. Tanto el Ministerio como la Organización Mundial de la Salud aconsejan la vacunación antigripal como la medida preventiva más eficaz para tratar este grave problema de salud pública, pero otros expertos dudan de la eficacia de este tratamiento y aconsejan la utilización de otros métodos saludables complementarios.

Vacuna gripe

Algunos datos sobre la gripe

  • La gripe es una enfermedad vírica que se contagia con suma facilidad. Los virus de la gripe no conocen fronteras, circulan por todos los países y, además, varían de un año a otro.
  • Al tratarse de una afección producida por virus, no por bacterias, no se puede tratar con antibióticos<h/b>, sino con fármacos antivirales.
  • La gripe afecta sobre todo al aparato respiratorio – garganta, nariz…- y en ocasiones puede llegar a los pulmones.
  • La gripe estacional suele extenderse desde el principio del otoño – octubre- hasta inicios de la primavera – mayo-.
  • Sus síntomas principales son dolor muscular, de cabeza y de garganta, secreción nasal, fiebre alta, tos seca y malestar general.
  • Cada década más o menos aparece un virus de la gripe especialmente fuerte que afecta a un gran número de personas produciendo epidemias y pandemias.
  • La vacuna contra la gripe es eficaz contra los virus de tipo A y B y no lo es ante las afecciones gripales causadas por virus del tipo C. 

Principales colectivos de riesgo

Cualquier persona puede verse expuesta al virus de la gripe y la enfermedad suele remitir al cabo de pocos días, pero hay ciertas personas que por su edad o por su  estado físico corren el riesgo de que la gripe derive en una enfermedad mucho más grave. Estas personas pertenecen a los llamados “grupos de riesgo”:

  • Mujeres embarazadas.
  • Bebés mayores de 6 meses.
  • Niños de hasta 5 años de edad.
  • Personas mayores de 65 años.
  • Personas de cualquier edad aquejadas de enfermedades crónicas que hayan debilitado sus defensas (enfermedades cardiacas, renales, pulmonares, etc.).
  • Profesionales que, por su trabajo, está en contacto con personas afectadas por la gripe (médicos, enfermeras, auxiliares médicos, etc.).





New Call-to-action




Métodos complementarios de prevención de la gripe

A pesar de que todas las autoridades en materia sanitaria insisten en la importancia de la vacunación antigripal, algunos sectores dudan de la eficacia de la misma. La Sociedad Española de Inmunología, por ejemplo, afirma que cerca del 40% de las personas vacunadas contraerán igualmente la gripe durante este año.

Existen distintos métodos complementarios que podemos utilizar para intentar evitar la gripe estacional o, si la contraemos, para mitigar algunos de sus síntomas principales como el dolor, la irritación nasal, la congestión o el malestar general. Algunos ejemplos:

  • Ingerir mucho líquido tibio o caliente para rehidratar nuestro organismo y conseguir que las secreciones nasales se fluidifiquen.
  • Tomar alimentos que refuercen nuestro sistema inmunitario (calabaza, kiwi, granada, naranja, miel, legumbres, etc.).
  • Descansar adecuadamente. El dolor y el malestar producido por la gripe nos impide muchas veces conciliar un sueño reparador; si no dormimos las horas necesarias nuestro organismo se resiente, se debilita y pierde esas fuerzas necesarias para combatir con eficacia el virus de la gripe.