Neuralgia del pudendo o artrosis de cadera

La neuralgia del pudendo es una afección infrecuente pero que implica mucho dolor, el cual es constante y más intenso en determinadas posturas. Causa quemazón hormigueo y sensación de un cuerpo extraño en el recto, y se da dolor cuando se está sentado en una silla, o en el coche por ejemplo.

Por otro lado, la artrosis es una de las enfermedades degenerativas más frecuentes que afectan a nuestras articulaciones, una afección que produce rigidez y dolor intenso en cualquier articulación, aunque sobre todo en las rodillas, la columna vertebral, las manos y, por supuesto, las caderas. Un dato: la artrosis de cadera – bien conocida por ser portada de las noticias médicas en torno al anterior Rey de España Juan Carlos I – afecta actualmente a más de 7 millones de españoles mayores de 65 años. Si quieres saber sobre la artrosis cervical, puedes consultar este otro artículo.

neuralgia del pudendo

Según la Sociedad Española de Reumatología – SER- , la artrosis es una patología de origen reumático que altera y destruye el cartílago que une las articulaciones. La lesión de este cartílago provoca que los huesos rocen entre sí produciendo intensos dolores. La intensidad de ese dolor, la imposibilidad de movimiento normal y esa rigidez articular que sufren millones de personas varía en función de muchos parámetros, pero se hace especialmente intensa con la llegada del frío y la humedad del otoño y del invierno.

Como sabes si la padeces, la artrosis es una enfermedad de difícil tratamiento, pero las personas afectadas pueden aliviar sus síntomas siguiendo los 10 consejos sensatos que nos ofrece la Sociedad Española de Reumatología, pautas de ejercicios, descanso, alimentación… que pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con artrosis de cadera.

1. Peso adecuado.

El sobrepeso y la obesidad son dos de los grandes enemigos de las personas que padecen artrosis de cadera ya que el peso excesivo que cargan sobre las articulaciones dañadas afecta severamente al progreso de la enfermedad. ¿El consejo?: seguir una dieta diaria baja en calorías y complementarla con una serie de ejercicios programados y controlados.

2. Higiene postural. 

La rigidez y el dolor que sufren las personas con artrosis de cadera hace que muchas veces adopten posturas corporales nada saludables: se sientan reclinados, duermen en colchones demasiado blandos… El consejo: dormir sobre superficies firmes, sentarnos bien rectos con los pies apoyados en el suelo y evitar los asientos hundidos.

3. Terapias de calor y frío. 

Aplicar calor en la zona afectada alivia la rigidez y el dolor de las articulaciones. Podemos aplicar calor localizado utilizando una bolsa de agua caliente o, mejor, eligiendo uno de los interesantes productos médicos certificados que existen en el mercado y que utilizan el calor infrarrojo para tratar los síntomas de las personas afectadas con artrosis de cadera. El frío, según los médicos de la SER, debemos aplicarlo cuando notemos inflamación en  la zona de la articulación dañada.

4. Ejercicios físicos adecuados.  

Caminar, pasear en bicicleta o nadar son excelentes ejercicios físicos que nos pueden ayudar a aliviar el dolor articular. La SER nos recomienda evitar los deportes llamados “de contacto” (kárate, judo…) y, también, realizar ejercicios bruscos o que exijan demasiado a nuestras articulaciones dañadas.

 

New Call-to-action

5. El reposo.  

En momentos de intenso dolor articular, los expertos recomiendan parar la actividad y dejar reposar la articulación afectada. También es muy beneficioso intercalar pequeños momentos de descanso durante la jornada diaria.

6. La medicación.  

Las personas afectadas con artrosis de cadera, rodilla, manos, etc., deben tomar una serie de fármacos para aliviar los síntomas de su enfermedad. La SER recalca la importancia de seguir siempre el consejo de los reumatólogos y, muy importante, de evitar la tentadora automedicación.

7. El calzado.  

Las personas que padecen artrosis de cadera, lumbar o de rodilla deben utilizar un calzado cómodo y flexible, con poco tacón y suela gruesa para absorber impactos.

8. Agua terapia.

Se ha demostrado que las aguas termales alivian el dolor y la rigidez articular. Visitar un balneario o un centro de spa es uno de los remedios naturales más recomendables para mantener una buena calidad de vida.

9. La sobrecarga articular.    

Caminar por terreno accidentado o cargar con pesadas bolsas de la compra es una pésima idea si padeces cualquier tipo de artrosis. Desde la SER recomiendan, además, que las personas con artrosis de cadera o de rodilla utilicen un bastón que les ayude a no sobrecargar sus articulaciones dañadas a la hora de caminar.

10. Actitud positiva.    

En su décimo y último consejo, la Sociedad Española de Reumatología explica en varios párrafos un consejo que se podría resumir en una simple frase: “Add a Smile to Your Life”. Afrontar la dolencia con ánimo positivo y mantener alta moral es fundamental para nuestra salud y calidad de vida.

 

Post relacionados: