Neuralgia de Arnold: dolor en espalda y cabeza

La cervicalgia o, lo que es lo mismo, el dolor en zona superior de nuestra espalda, justo detrás del cuello es una de las afecciones más comunes que llenan las salas de Urgencias y las consultas del médico de familia. Una de las afecciones que da este tipo de dolor es la neuralgia de Arnold, también conocida como neuralgia del nervio grande occipital. Ocasiona un dolor bien localizado, irradiante y muy intenso.

El dolor de espalda unido al dolor de cabeza se traduce en una sensación de malestar generalizado que nos impide trabajar, leer, pasear o, simplemente, adoptar una postura en la que nos sintamos más o menos cómodos. Hoy en el blog de las personas que viven con dolor vamos a aprender un poco más sobre la cervicalgia, sus síntomas y, por supuesto, los tratamientos más eficaces para combatir y minimizar sus síntomas.

dolor de espalda dolor de cabeza

Neuralgia de Arnold y posibles causas de la cervicalgia

La mayor parte de las cervicalgias se producen por una sobrecarga muscular, una mala postura al dormir o, muy a menudo en los últimos tiempos,  por pasar horas y horas mirando la pantallita del teléfono móvil escribiendo o leyendo mensajes y tuits. Otras causas que producen esa pésima conjunción dolor de espalda – dolor de cabeza son:

  • El paso del tiempo.  La cervicalgia puede afectar a niños, jóvenes y adultos, pero son las personas mayores las que tienen más riesgo de padecer ese dolor intenso en la zona del cuello que, a veces, irradia hacia la cabeza, los hombros, las manos…Con el paso del tiempo, todo nuestro organismo se va deteriorando, también las delicadas vértebras situadas en el cuello y que aguantan el peso de nuestra cabeza hora tras hora, día tras día.
  • Los traumatismos.  Una de las causas principales de la cervicalgia son los traumatismos y lesiones en la columna cervical. Accidentes de tráfico, malas caídas en la piscina al tirarnos de cabeza o golpes producidos en los deportes de contacto son tres de los motivos más habituales de que nuestro cuerpo sufra ese daño a nivel cervical que se traduce en dolor de espalda y dolor de cabeza.
  • Las sobrecargas musculares en el trabajo. Modistas, zapateros, relojeros, personal de las cadenas de montajes de las fábricas…  Las personas que, por su trabajo, deben pasar horas y horas con el cuello inclinado corren más riesgo de sufrir cervicalgia. Pero esta mezcla de dolor de espalda y dolor de cabeza también es una de las causas más habituales de las bajas laborales de los profesionales que pasan gran parte de la jornada trabajando con el ordenador.
  • Enfermedades reumáticas. Gran parte de las enfermedades reumáticas afectan a la columna y producen dolor de espalda y dolor de cabeza  pero especialmente dos: la espondilitis anquilosante y la artritis reumática. 

Síntomas y tratamientos de la cervicalgia

El síntoma principal de la cervicalgia es un dolor intenso (electrizante, abrasador…) que comienza en la nuca y avanza hacia arriba, hacia la cabeza, o hacia abajo afectando hombros, brazos y, en ocasiones, manos y dedos. El dolor de espalda y el dolor de cabeza a menudo vienen acompañados por una sensación de hormigueo en los miembros superiores, mareos, inestabilidad, malestar general, etc.

La mayor parte de cervicalgias no son demasiado graves, se tratan fácilmente y desaparecen en un tiempo relativamente breve, pero que se hace eterno a la persona que está sufriendo ese dolor intenso e incapacitante. Los principales tratamientos para mitigar los síntomas de una cervicalgia leve son:

  • Fármacos: analgésicos, antiinflamatorios no esteroides y relajantes musculares.
  • Fisioterapia: manipulación profesional para aliviar la rigidez del cuello, descontracturar la musculatura de la zona superior de la espalda, etc.

Post relacionados:





dolor de espalda