Migrañas, cómo consigo vivir con ellas

¿Sabes qué me suele pasar? Que las migrañas llegan siempre en el momento más inoportuno. Cuando tengo una reunión de trabajo importante, me voy de viaje o tengo un concierto que llevo meses esperando, por poner solo algunos ejemplos. No es extraño porque este tipo de dolor de cabeza está muy relacionado con el estado nervioso. Pero aún así, consigo vivir con las migrañas, bueno en ocasiones sobrevivir, te cuento cómo lo hago.

migrañas

La dieta y las migrañas

Lo primero que hago es tener mucho cuidado con mi alimentación, sobre todo cuando estoy sufriendo una crisis. Elimino las grasas saturadas e intento cocinar los alimentos al vapor.

Me suele ayudar el comer pescado, verdura de hoja verde y algunas frutas, como la manzana y la pera.

Elimino casi por completo los dulces, ya que he comprobado que agravan mi problema. Por supuesto fuera el café, los refrescos y el alcohol. Tampoco me viene nada bien el chocolate ni los lácteos.

En general, trato de llevar una dieta sana y equilibrada para no agravar el problema. Es cierto que algunas veces me falta algo de autodominio, pero sé que luego pagaré las consecuencias, así que intento que me suceda lo menos posible.

Descanso y migrañas

Una de las peores cosas que llevo cuando tengo dolor de cabeza son los problemas para dormir. Es curioso que estés deseando hacerlo y que a pesar de acostarte seas incapaz de conseguirlo. Por otro lado, la carencia de un buen descanso solo empeora el problema.

Procuro esos días cenar muy poco y muy ligero. Tomarme una infusión que me relaje y el fármaco que me haya recetado mi médico. Después trato de que mi dormitorio esté lo más oscuro posible y la casa en silencio. Aunque también es cierto que en ocasiones me ha ayudado el escuchar a un volumen muy bajo música relajante.

Trato de no concentrarme en el dolor, ni tampoco en otro tipo de problemas y sobre todo de no ponerme nerviosa. Sé que entre el cansancio y la medicación más tarde o más temprano caeré rendida.

Ánimo y migrañas

Se sabe hoy en día que las migrañas están muy relacionadas con un desequilibrio en la serotonina. Esta hormona es conocida como la de la felicidad o el bienestar, por lo que no es de extrañar que cuando tengo migrañas mi ánimo se encuentra por los suelos.

Al principio pensaba que era porque el dolor me ocasiona encontrarme en ese estado. Pero después supe que había algo más, que estaba relacionado con ese desequilibrio en la serotonina.

Para explicar qué es lo que sucede, te diré que resulta que la falta de esta hormona provoca que los vasos sanguíneos se dilaten y que esto acabe ocasionando el dolor de cabeza que padezco. Incluso se cree que es también responsable de las náuseas y los vómitos que suelen acompañar al problema.

Para evitar sentirme así trato de tomarme mis migrañas de la mejor manera posible, no dejo que me afecte más allá de lo irremediable. Si mi humor es pésimo, prefiero encerrarme en mi cuarto hasta que se me pase y tengo muy claro que nadie tiene la culpa de que tenga dolor de cabeza, así que no lo pago con quienes están a mi alrededor.

Después de varios años sufriendo migrañas he aprendido por fin a vivir con ellas, trato de cuidar mi descanso y mi alimentación, además procuro controlar mi estado de ánimo. Por supuesto, también sigo todas las indicaciones de mi médico. Puedo decir que las migrañas no pueden conmigo.

Post relacionados:





New Call-to-action