Manual de fibromialgia gratis en PDF

Según los datos que maneja la Sociedad Española de Reumatología en nuestro país padecen fibromialgia más de un millón de personas lo que supone un 4% de la población. Es una enfermedad que afecta principalmente a las mujeres, puesto que un 90% de todos los que la sufren son de sexo femenino. Este padecimiento tan habitual imposibilita a muchos llevar una vida normal o al menos de calidad. En este artículo podrás descubrir si eres una de sus victima puesto que te contamos los síntomas de la fibromialgia, y por supuesto te recomendamos la descarga de nuestro manual de fibromialgia gratis en PDF.

fibromialgia sintomas

Manual de fibromialgia gratis PDF: Qué es la fibromialgia

La fibromialgia está detrás de una gran cantidad de problemas relacionados con el dolor. Empezó siendo una enfermedad desconocida y que muchos dudaban cuando alguien reportaba padecerla, hasta convertirse en una dolencia que como veíamos al principio afecta a un gran número de personas.

Una de las mayores dificultades que presenta la fibromialgia es que tiene un diagnóstico complicado, puesto que se basa en la sintomatología que reporta sufrir el paciente.

Es una enfermedad crónica cuyo síntoma principal es el dolor músculo esquelético generalizado, además viene acompañado de una bajada del umbral de dolor. Este dolor se sitúa sobre todo en los músculos, que no presentan en principio ningún daño. El dolor se incrementa ante el contacto o la variación de temperatura.

En muchas ocasiones la fibromialgia aparece de la mano de otros trastornos de salud, como la depresión, la ansiedad, los calambres musculares, los problemas de sueño o el dolor abdominal. También puede ir unida a otras enfermedades de carácter crónico como  la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico, la osteoartritis  y el Síndrome de Sjögren.

Toda esta información y más la encontrarás en nuestro manual de fibromialgia gratis en PDF. ¡No te olvides de descargarlo!

Fibromialgia PDF

New Call-to-action




Tras la osteoartritis y la artritis reumatoide, la fibromialgia es la enfermedad reumatoide más habitual. Como comentábamos es mucho más frecuente en las mujeres y habitualmente el diagnóstico llega entre los 40 y los 50 años, aunque el paciente puede llevar arrastrado los síntomas desde los 20 años.

Es posible que la fibromialgia nos pueda parecer una enfermedad nueva, y relativamente lo es, porque no fue hasta el año 1992 cuando la OMS, la Organización Mundial de la Salud, la reconoció como tal.

El origen de la fibromialgia

La primera consideración que tenemos que hacer sobre la fibromialgia es que tiene un origen incierto. Pero sí que se cuenta con algunas pruebas respecto a lo que puede originar esta patología:

  • El fallo de algunas sustancias que intervienen en ciertos procesos neuroquímicos que conllevan una mayor sensibilidad hacia el dolor.
  • Desequilibrio de neurotransmisores del sistema nervioso.
  • Causas genéticas, puesto que el 28% de los hijos de mujeres con fibromialgia desarrollan la enfermedad.
  • Trastornos en el flujo sanguíneo a ciertas zonas cerebrales.
  • El estado anímico, puesto que una patología asociada a ciertos problemas afectivos, sin embargo no sea podido concretar si la depresión aparece antes de la fibromialgia o después.
  • Infecciones víricas, crónicas o enfermedades musculares.

Los especialistas en esta enfermedad tienden a pensar que el problema tiene su origen más en una alteración a nivel cerebral que en una disfunción de los tejidos del cuerpo. Lo que lleva a que el paciente sufra un gran dolor en los tejidos sin que en principio estén dañados.

Lo que también se ha podido comprobar es que la fibromialgia puede aparecer de forma súbita cuando la persona que tiene una predisposición a ella padece un traumatismo, un accidente, operación, una infección o se expone a tóxicos.

Un último punto importante es que aunque dentro de la intensidad de los síntomas tenga una gran influencia los factores psicológicos, no se considera adecuado incluirla dentro de las enfermedades mentales comunes.

Síntomas de la fibromialgia

Como resulta evidente el síntoma principal de la fibromialgia es el dolor crónico y extendido a grandes zonas musculares, alrededor de la columna vertebral, hombros, brazos, caderas, muslos o la región lumbar.

Si preguntamos a un paciente que describa cómo es el dolor de la fibromialgia lo definirá como permanente, especialmente molesto por la mañana, que disminuye algo durante el día y que se recrudece por la tarde-noche. Ciertas circunstancias también redundan en que el dolor aumente, como cargar peso, permanecer mucho tiempo en la misma postura, los cambios en la climatología o las emociones intensas.

La mayoría de los pacientes si tuvieran que definir cómo es el dolor de la fibromialgia utilizarían términos como insoportable, insufrible o terrible.

Veamos ahora de manera esquemática los síntomas más frecuentes que acompañan a la fibromialgia:

  • Rigidez y contracturas musculares.
  • Frío en las extremidades.
  • Dolor de cabeza y mandíbula.
  • Mareos e intestino irritable.
  • Sudores fríos.
  • Palpitaciones.
  • Boca y ojos secos.
  • Falta de concentración y fallos de memoria.
  • Agotamiento físico y emocional.
  • Problemas de sueño.

Grados de la fibromialgia

Como en muchas otras patologías la fibromialgia tiene diferentes grados de gravedad y es importante conocer el que padece cada paciente.

  • Grado I. Cuando la enfermedad se presenta de forma leve. Se puede considerar que es así si  la valoración clínica es menor al 50% y no obstaculiza que la persona lleve una vida normal y tenga una actividad laboral.
  • Grado II. En este caso el paciente tiene una afectación moderada. Su puntuación en cuanto a la valoración clínica se encuentra entre el 50 y el 75%. Sí influye en la vida del paciente y además puede suponer una cierta incapacidad para el trabajo.
  • Grado III. Si la patología infiere de forma grave en la salud, con una puntuación por encima del 75%. Presenta una dificultad extrema para desarrollar el trabajo o incluso incapacidad. Tampoco el paciente será capaz de llevar la vida que llevaban con anterioridad al diagnóstico.

Tratamiento para la fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad crónica por lo que el tratamiento va enfocado a paliar los síntomas y no a curar la enfermedad

  • Tratamiento farmacológico. Su fin es calmar el dolor, mantener el equilibrio mental y mejorar el sueño. Eso sí, no hay fármacos específicos para tratar la enfermedad, lo que se hace es luchar contra sus síntomas.
  • Tratamiento no farmacológico. Suele recomendarse una estrategia multidisciplinar, que incluye la educación del paciente, la terapia cognitivo conductual y ejercicios de estiramientos.
  • Terapias alternativas. Como la hipnosis o la acupuntura, aunque no existe evidencia científica de que mejore el estado del paciente.
  • Andulación. Es un nuevo método no farmacológico, ni invasivo, ni doloroso que reduce el dolor de muchas de las enfermedades crónicas. Se dan sesiones de entre 15 y 30 minutos en el que se obtiene el beneficio de las vibraciones corporales mecánicas completas y de calor infrarrojo. Se realiza tumbado en una especie de camilla , la cual es la que da el tratamiento, con las rodillas dobladas.

Como hemos visto a lo largo de este artículo la fibromialgia es una patología más frecuente de lo que podemos pensar. Si sospechas que la sufres, ponte en manos de un equipo médico que pueda ayudarte a vivir con ella.