Lumbalgia, tratamiento de fisioterapia con punción seca

La técnica de punción seca es una de las más comunes utilizadas por los fisioterapeutas, más allá del mero masaje descontracturante o el amasamiento manual. Para tratar la lumbalgia, ese dolor tan molesto que se siente en la parte baja de la espalda, es adecuado ya que se aplica directamente sobre los puntos o nódulos contracturados.

Lumbalgia, tratamiento de fisioterapia con punción seca

En este artículo del blog de hhp voy a tratar sobre la lumbalgia y el tratamiento de fisioterapia de la punción seca. Qué es, cómo se aplica y en qué casos no está indicado su uso.

La lumbalgia o dolor de lumbago, como se conoce comúnmente, es una patología bastante común que no suele ser crónica aunque puede terminar convirtiéndose en un problema grave si no se trata a tiempo.

Se puede producir al levantar algún objeto pesado sin doblar las rodillas, tirando de la parte baja de la espalda, o por un movimiento o giro brusco. Básicamente, la lumbalgia es la distensión de un ligamento o de un músculo de la espalda.

¿Qué es la punción seca?

La técnica de la punción seca consiste en aplicar unas agujas, similares a las que se utilizan en acupuntura (aunque no son exactamente las mismas) en los puntos contracturados. No se infiltra ningún tipo de sustancia química en la piel de ahí el calificativo de “seca”.

La aplicación de pequeñas agujas en las zonas afectadas consigue relajar el músculo, haciendo desaparecer el dolor local. También actúan sobre lo que se conoce como dolor referido que es aquel que se percibe en un lugar diferente al del origen.

Ante el pinchazo, el cuerpo reacciona teniendo pequeños espasmos muy localizados que van disminuyendo. Cuando estos espasmos desaparecen, el fisioterapeuta considera que el punto gatillo ha sido desactivado con éxito.

Lumbalgia, tratamiento de fisioterapia con punción seca

El pinchazo puede resultar un poco doloroso por lo que debes esperar sentirlo; al fin y al cabo, es una aguja aplicada a un punto contracturado. Aunque, como te comento, la punción seca puede resultar dolorosa, suele ser muy efectiva para aliviar la rigidez y el dolor que sientes en los puntos gatillo.

Una única sesión de punción seca conseguirá el alivio inmediato del dolor pero será necesario algo más de tiempo y algunas sesiones para hacer desaparecer totalmente la fuente de malestar. Como es habitual en las lesiones y dolencias musculares y articulares, el tratamiento y el tiempo que haya que dedicarle dependerán de la gravedad de la lumbalgia.

El tratamiento con punción seca no suele ser exclusivo. El fisioterapeuta también tratará la zona afectada amasando con las manos, con electroestimulación y, probablemente, recomendará una serie de ejercicios para conseguir una recuperación total y, a ser posible, para evitar futuros dolores en la zona lumbar.

Contraindicaciones de la punción seca

Aunque no son muchas, sí que me gustaría dejar constancia de las contraindicaciones que tiene la técnica de la punción seca.

No está indicada si el paciente:

  • Tiene fobia a las agujas.
  • Si sufre de alergia a los metales, en especial al níquel.
  • Si padece de inmunodepresión.
  • Si padece de hipotiroidismo.
  • En el caso de las embarazadas, si la zona a tratar puede afectar al feto.
  • No se aconseja en pieles con cicatrices, heridas, tatuajes o afectadas por enfermedades dérmicas.

Remedios caseros

Entre otros remedios para aliviar el dolor de lumbago, puedes aplicar calor y frío, de forma alterna y siguiendo unas pautas; incluir en tu dieta alimentos con propiedades antiinflamatorias como el ginseng, el jengibre o las nueces es una gran idea.

También es interesante realizar algunos ejercicios de fortalecimiento de los músculos de esa zona, normalmente tumbado boca arriba y recogiendo y estirando las piernas. En este artículo de hhp puedes encontrar remedios de toda la vida para tratar la lumbalgia.

 

Post relacionados:

 

dolor de espalda