Lumbalgia mecánica, tratamientos y prevención

Si sufres de lumbalgia y te gusta leer artículos y noticias sobre esta afección, quizá te has encontrado con un término algo extraño: la lumbalgia mecánica. ¿No sabes lo que es? ¿Quieres saber más sobre la lumbalgia mecánica? Sigue leyendo…

lumbalgia mecánica

Lumbalgia mecánica, ¿qué es?

Como bien dice el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, la lumbalgia es una contractura de los músculos que se encuentran en la parte baja de nuestra espalda, una contractura que tiene un síntoma bien conocido por los lectores de nuestro blog: el dolor.

Pero realmente la mayor parte de los casos de lumbalgia son, en realidad, casos de lumbalgia mecánica: un trastorno vertebral que tiene un origen mecánico como, por ejemplo, un exceso de vida sedentaria, la adopción de hábitos posturales incorrectos mientras trabajamos o descansamos, accidentes trabajo, lesiones deportivas, etc.

Algunos puntos importantes que podemos destacar sobre la lumbalgia mecánica:

  • A la lumbalgia mecánica también se le conoce por el nombre de lumbalgia inespecífica porque a veces no hay una causa clara que explique esta dolorosa afección.
  • Más del 90% de los casos de lumbalgia son etiquetados como lumbalgia mecánica.
  • La lumbalgia mecánica es diferente a otros tipos de lumbalgia como, por ejemplo, la espondilitis anquilosante, la hernia discal, etc.

Causas más habituales de la lumbalgia mecánica

Una parte importante de los casos de lumbalgia mecánica se deben al estilo de vida sedentario que seguimos la mayor parte de nosotros en nuestro día a día. La falta de ejercicio físico diario, el exceso de peso, el estrés, las preocupaciones por las responsabilidades diarias familiares y profesionales, etc., hacen que adoptemos malas posturas al conducir, caminar, cocinar, trabajar, hacer deporte… Además, la falta de actividad física hace que los músculos de nuestra zona lumbar vayan perdiendo tono, volumen y fuerza y que sean incapaces de sujetar correctamente la columna vertebral, de ayudar a las vértebras a mantener la postura y sostener un peso que, cada día, es mayor.

En resumen y para anotar como medida de prevención: la falta de actividad física, las malas posturas, la prisa y el estrés pueden producir una lumbalgia mecánica.

Síntomas principales de la lumbalgia mecánica

Lamentablemente, muchos de nosotros conocemos de primera mano los síntomas principales de la lumbalgia mecánica ya que más del 80% de los adultos sufren o sufrirán este tipo de lumbalgia una, dos, tres o muchas veces en su vida. De todas formas, recordemos sus síntomas principales:

  • Dolor en la parte baja de la espalda. A veces, el dolor se centra en un costado, otras veces aparece de forma difusa como si tuviéramos un cinturón presionando dolorosamente toda la cintura. En ocasiones, el dolor viene acompañado de una especie de hormigueo que se puede extender – irradiar-  hacia la zona de los glúteos, las piernas, etc.
  •  Sensación general de malestar que empeora cuando nos movemos y remite ligeramente cuando nos sentamos y apoyamos la zona dolorida en una superficie acolchada.
  • Sensación de rigidez e inestabilidad cuando nos levantamos por la mañana o después de estar varias horas sentados trabajando, viajando, viendo la televisión, etc.

Dolor más intenso al caminar o intentar correr y, también, cuando estamos bastante rato sentados sin levantarnos y estirar la musculatura lumbar y dorsal.

Tratamientos eficaces para la lumbalgia mecánica

La única buena noticia que podemos dar sobre la lumbalgia mecánica es que es relativamente rápido y sencillo tratar sus síntomas (siempre y cuando no existan patologías crónicas asociadas). Los principales tratamientos que se recomiendan para combatir las crisis de dolor agudo propias de la lumbalgia mecánica son los siguientes:

  • Fármacos analgésicos.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides.  
  • Dispositivos científicamente probados que utilicen la tecnología de la Andulación®,  productos médicos que combinen la aplicación de calor con los movimientos vibracionales. ¿Un ejemplo? El producto médico certificado llamado  ANDUMEDIC®3 Home.

 ¿Y el mejor tratamiento combinado para evitar sufrir lumbalgia mecánica?: hacer ejercicio a diario, controlar nuestro peso y vigilar nuestros hábitos posturales. Tres simples consejos que evitarían una gran parte de esa afección tan molesta como frecuente llamada lumbalgia.

 

Post relacionados:

 

 New Call-to-action