Los fármacos AINE

Los fármacos AINE son los medicamentos que más se recetan a las personas que sufren artritis, artrosis y otras enfermedades reumatológicas. ¿Qué son exactamente? ¿Cuáles son sus propiedades terapéuticas? Hoy respondemos a estas preguntas clave aquí, en el blog de las personas que viven con dolor.

farmacos AINE


¿Qué son los medicamentos AINE?

Las siglas AINE corresponderían a Anti Inflamatorios No Esteroideos. Este tipo de medicamentos sobre todo se utilizan para tratar el dolor, la inflamación y la fiebre, es decir, son medicamentos que combinan propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antipiréticas. Se diferencian de los medicamentos esteroides en varios aspectos, pero uno de los que más interesan a las personas que los toman es que los AINE tienen menos efectos secundarios negativos que los fármacos esteroideos (corticoides).

 

¿Por qué son útiles para el tratamiento de la artritis?

Como sabes, dos de los principales síntomas de cualquier tipo de artritis son el dolor y la inflamación de las articulaciones. Los medicamentos AINE son capaces de controlar unas sustancias químicas que produce nuestro propio organismo y que son las responsables de esa inflamación que produce ese dolor crónico que deseamos mitigar.  

Unas anotaciones importantes:

  • Los medicamentos AINE no curan la enfermedad y tampoco impiden que evolucione. Los médicos los recetan para mitigar los síntomas principales de cualquier enfermedad en la que intervengan procesos dolorosos o inflamatorios.
  • En el caso de la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante y otras afecciones similares, los medicamentos AINE suelen recetarse como parte de un tratamiento farmacológico más completo.
  • Como cualquier otro tipo de fármaco, los medicamentos AINE pueden producir efectos secundarios adversos. Teniendo en cuenta, además, que las personas afectadas por artritis suelen tener que tomar este tipo de medicamentos durante periodos largos de tiempo es muy importante que no tomen más dosis de las que les recete su médico especialista. 

La aspirina, el primer medicamento AINE.

Voltarén, Lodine, Advil, Actron, Dolobid, Celebrex, Golimumab… si sufres artritis o convives con personas que sufren esta enfermedad seguro que te suenan alguno de estos nombres, pero un medicamento AINE que conoce absolutamente todo el mundo es la sencilla aspirina, el ácido ácido acetil salicílico.

La historia de la aspirina es muy interesante: fue inventada en el siglo XIX, en el año 1897 por un químico alemán llamado Félix Hoffmann. Hoffman era un gran conocedor de los remedios naturales y su capacidad de hacer frente al dolor y la inflamación. Pensaba que sintetizando alguna hierba o raíz podría fabricar un medicamento que aliviara el dolor y la inflamación que sufría su padre debido a la artritis que padecía. Hoffman centró sus investigaciones en las propiedades beneficiosas de la corteza de sauce blanco y su principio activo: la salicina. Con tiempo, paciencia y muchos experimentos detrás Hoffman y la empresa con la que colaboraba, la firma Bayer, sorprenderían al mundo con el lanzamiento de la aspirina.

Actualmente muchos medicamentos que consumimos contienen aspirina, son medicamentos que se utilizan tanto para tratar enfermedades reumáticas, como para combatir los síntomas de afecciones tan comunes como los resfriados o los dolores de muelas. Como cualquier otro tipo de fármaco, ese primer medicamento AINE llamado aspirina puede tener efectos adversos para nuestra salud si tomamos dosis excesivas: cólicos estomacales, sensación de malestar, diarrea, nauseas, etc.  

 

Post relacionados:





New Call-to-action