La fibromialgia se descubre también por sus síntomas psicológicos

En el blog de las personas que viven con dolor te hemos hablado mucho sobre la fibromialgia, una enfermedad sobre la que pesa un cierto estigma cimentado en el desconocimiento y la incomprensión.

La fibromialgia se descubre también por sus síntomas psicológico

En este artículo quiero tratar sobre la fibromialgia desde el punto de vista de los síntomas psicológicos. Generalmente, la tendencia es a dar prioridad o más importancia a los síntomas físicos, sea dolor o inflamación. Muchas veces, lamentablemente, se olvida que la mente es tan importante como el cuerpo.

Voy a intentar paliar esta laguna contándote cómo la fibromialgia se descubre también por sus síntomas psicológicos.

La fibromialgia es una patología difícil de diagnosticar porque muchos de los síntomas que le son propios resultan ser comunes a otras enfermedades.

Cuando hablo de fibromialgia, casi siempre tengo en cuenta el concepto de puntos gatillo ya que el hecho de sentir dolor en varios de estos 18 puntos dolorosos, que tienes repartidos por el cuerpo, es un síntoma bastante certero de que puedes estar ante un caso de fibromialgia.

Los trigger points son puntos de dolor físico pero ¿qué hay de tu mente? La fibromialgia está muy relacionada con la depresión, la ansiedad, los bajos niveles de serotonina o los trastornos de pánico. Si estos son causa o efecto de la fibromialgia es difícil de determinar pero, lo que está claro, es que sirven para desenmascarar la enfermedad.

Ansiedad y depresión

Según los estudios sobre fibromialgia, en muchos casos se aprecia una prevalencia elevada de ansiedad y de trastornos psiquiátricos como la depresión y el pánico.

Tanto la depresión como la ansiedad son patologías psiquiátricas muy comunes hoy en día y el hecho de que estén asociadas con la fibromialgia no quiere decir que esta enfermedad pueda ser considerada como psíquica.

La relación existente entre la fibromialgia, la ansiedad y la depresión parece estar basada en la vivencia, por parte del paciente, de situaciones o estados de estrés crónico y dolor crónico. En muchos casos, también hay que tener en cuenta la sensación de frustración personal por la dependencia que causa esta enfermedad, el retraso en el diagnóstico y la falta de eficacia de los tratamientos.

Trastornos del sueño

La fibromialgia también presenta como síntoma la alteración del ritmo normal de sueño. Aquellas personas que padecen de fibromialgia, se levantan con la sensación de que no han descansado, de que el sueño no ha sido reparador. En ocasiones, cuesta conciliar el sueño; otras veces, el problema es que te despiertas a medianoche, o varias veces a lo largo de la noche, tal vez con la sensación de haber tenido una pesadilla.

¿Por qué sucede? Por una parte, si siento dolor, tiendo a despertarme, a sufrir interrupciones durante el sueño. En los pacientes con fibromialgia, se da un incremento en el número de microdespertares, el sueño suele ser más ligero y, además, aparecen frecuentes cambios de fase.

Como acaece en el caso de otros pacientes que sufren dolor crónico, se da un alto nivel de alerta, lo que influye en la calidad del sueño. Además, la relación existente entre la depresión, la fibromialgia y la falta de descanso hace que el sueño también se vea alterado.

Otros trastornos psíquicos

En algunos casos, la fibromialgia se diagnostica a personas que sufren problemas laborales, económicos y del entorno sociofamiliar.

La aparición de la fibromilagia se ha relacionado con casos de maltrato infantil, otro tipo de traumas en la edad temprana, abusos emocionales y episodios de violencia.

Hay dos factores muy importantes para luchar con éxito contra la fibromialgia: hacer desaparecer cualquier tipo de sentimiento de culpa y elevar al máximo la autoestima. Ambos están en tus manos y en las de las personas que te rodean y sólo hace falta un poco de esfuerzo y buena voluntad para conseguirlos así que ¡a por ellos!

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action