La EII nos cuesta más de 1000 millones de euros

Según ha publicado la Agencia EFE, la EII o Enfermedad Inflamatoria Intestinal nos cuesta a los españoles más de 1.000 millones de euros al año, en concreto 1.083 millones, una exorbitante cantidad que equivale al 1,8% de los gastos sanitarios en nuestro país. 

enfermedad inflamatoria intestinal


Distintas afecciones para una misma enfermedad

Bajo el nombre común de EII o Enfermedad Inflamatoria Intestinal se engloban diferentes afecciones con algo importante en común: un daño en el intestino que produce, a su vez, una inflamación crónica que en la mayor parte de las patologías no tiene cura.

Las dos enfermedades EII más conocidas son:

  • Enfermedad de Crohn o EC.
  • Colitis ulcerosa o CU.

Los síntomas comunes a estas enfermedades son varios: malestar general, fiebre, diarrea, pérdida de peso, etc. Pero además de estos síntomas generales de la EII, cada patología tiene unos síntomas propios y diferenciados.

  • Enfermedad de Crohn o EC: dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, pérdida de apetito, etc.
  • Colitis ulcerosa o CU: diarrea con sangre o mucosidad, dolor articular, inflamación ocular, etc.

Todavía no se conocen las causas exactas que producen esos daños en el intestino, aunque se barajan, por ejemplo, el abuso de los antibióticos, la falta de una dieta variada y equilibrada, el estrés negativo, etc.

En España, el perfil de los afectados con EC o CU es el de una persona joven, entre 20 y 39 años, hombres y mujeres con toda la vida por delante que necesitarán recibir durante toda su vida diversos tratamientos que alivien el dolor y el resto de síntomas de su afección crónica.

Los costes directos e indirectos

Hoy por hoy, el tratamiento que reciben las personas diagnosticadas con EII es casi exclusivamente farmacológico; un tratamiento paliativo – no curativo – que explica en parte el ingente goteo de las arcas del sistema público de salud de nuestro país, pero aún hay muchos más costes directos que asumimos todos para tratar el dolor y el resto de síntomas de las personas diagnosticadas con EII: ingresos hospitalarios, costes de cirugía y estancia post operatoria, sueldos del personal médico de urgencias, etc. Entre fármacos y tratamientos se calcula que gastamos en torno a los 579 millones de euros anuales.

Pero  aún hay más costes que gravan y agravan la EII: los llamados costes indirectos. Según el Estudio titulado “Enfermedad Inflamatoria Intestinal: situación actual y retos asistenciales” publicado por EY  más de 500 millones de euros anuales se destinan a pagar las bajas laborales por enfermedad, las horas de trabajo perdidas, el transporte a los centros de salud, la adquisición de productos dietéticos especiales para no agravar los síntomas de la EII, etc.

España es uno de los países con mayor número de personas diagnosticadas con EII, una enfermedad que aunque no suele ser mortal, sí es grave, crónica, dolorosa y que afecta a la calidad de vida de miles y miles de personas.

Tanto la EC como la CU son enfermedades conocidas desde hace relativamente poco (finales del siglo XIX y principios del XX), por lo que todavía falta mucho camino que recorrer para encontrar esa cura que permita mejorar la calidad de vida de las personas diagnosticadas con EII.

Post relacionados:





New Call-to-action