Hernia discal l5 s1: ejercicios eficaces

El artículo de hoy del blog de las personas que viven con dolor “Hernia discal l5 s1: ejercicios eficaces” pretende ser una pequeña herramienta útil para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren este tipo de patologías. Estos ejercicios están pensados para combatir un tipo de dolor muscular especialmente agresivo que afecta a la calidad de vida de las personas que lo sufren y, por supuesto, a la calidad de vida de su círculo más cercano. 

hernia discal l5 s1 ejercicios

Antes de empezar…

Si te han diagnosticado este tipo de hernia, te recomendamos que consultes con el especialista que lleva tu caso antes de hacer los ejercicios que te vamos a explicar.

El objetivo de nuestro artículo “Hernia discal l5 s1: ejercicios eficaces” es aliviar la rigidez muscular, minimizar la sensación de dolor y mejorar tu estado físico, pero si sientes dolor o malestar al poner en práctica los ejercicios, no los hagas y consulta lo antes posible con un profesional de la salud.





New Call-to-action




Unas recomendaciones básicas:

  • Prepara un ambiente cómodo que te permita disfrutar de los ejercicios: música suave, móvil silenciado, iluminación agradable, una colchoneta gruesa que evite el contacto directo con el suelo, ropa suelta y cómoda, etc.
  • Calienta tu musculatura antes de empezar los ejercicios: estira bien brazos y piernas, haz rotaciones lentas y controladas de brazos, muñecas, tobillos y cuello, etc.

Ejercicio 1. Rodillas al pecho

El objetivo principal de este ejercicio es estirar la musculatura de nuestra dolorida zona lumbar, unos músculos que van contrayéndose más y más por no elegir la mejor superficie para descansar y recuperarte o por la falta de ejercicio físico y la limitación de movimientos clásica de este tipo de hernia de disco.

  • Túmbate boca arriba sobre una colchoneta. Si notas tensión en el cuello, apóyalo en una toalla doblada bien mullidita.
  • Flexiona la rodilla derecha hacia tu pecho hasta que puedas sujetarla con ambas manos sin despegar la cabeza ni los hombros de la colchoneta.
  • Estira la rodilla y bájala lenta y controladamente. 
  • Haz lo mismo con tu otra rodilla.
  • Ve alternando el ejercicio con ambas rodillas imprimiendo un poquito más de velocidad en cada secuencia.
  • Repite el ejercicio entre 15 y 20 veces con cada rodilla.  

Ejercicio 2. Lumbar a la colchoneta

El segundo ejercicio que te proponemos hacer busca aliviar el dolor intenso de la zona lumbar tan característico de la hernia discal L5 S1.

  • Túmbate boca arriba sobre la colchoneta.
  • Flexiona ambas rodillas hasta que formen un ángulo de unos 45 grados.
  • Ahora tensiona bien los músculos de tu zona abdominal presionando bien hacia la colchoneta. El objetivo que buscas es eliminar la curvatura natural que forma tu columna.
  • Cuenta hasta diez inspirando y respirando lentamente.
  • Relaja los abdominales, descansa un minuto y repite el ejercicio completo entre 10 y 15 veces. 

Ejercicio 3. El gato

Si convives con un gato o con un perro, nuestro tercer ejercicio te va a sonar muchísimo ya que consiste en imitar su forma de estirar la musculatura cuando se incorpora de la siesta. Se trata de un movimiento natural y tan saludable que deberíamos practicarlo todos a diario, tengamos o no hernia discal L5 S1.

  • Ponte de rodillas sobre la colchoneta. Baja la espalda y coloca las palmas de las manos sobre la colchoneta. Intenta que tu cuerpo adopte la postura de una mascota sobre sus cuatro patas: cómoda y relajada.  
  • Toma aire, contrae los músculos abdominales, flexiona tu cuello, baja la cabeza y eleva todo lo que puedas la columna vertebral.
  • Mantén la postura curvada mientras cuentas hasta veinte; luego, suavemente, ve relajando los músculos abdominales, elevando la cabeza, flexionando el cuello hacia atrás y estirando la musculatura justo al revés de lo que has hecho en el otro movimiento. Debes notar cómo se van estirando todos los músculos de tu espalda. Mantén la postura otros veinte segundos, relaja, siéntate sobre tus talones, baja la cabeza hasta que tu frente roce la colchoneta y estira bien los brazos hacia delante. Respira lenta y profundamente mientras cuentas hasta 20.
  • Repite la secuencia de este ejercicio entre tres y cinco veces.

Post relacionados: