Grupos de apoyo para el dolor crónico en Facebook ¿Por qué funcionan?

Facebook es la red social más conocida, difundida y utilizada del mundo. Millones de personas se conectan a diario a su perfil de Facebook para compartir su día a día a través de fotos, vídeos, artículos… Facebook nos permite estar al tanto de la vida de nuestros amigos y de los temas de actualidad, pero también es una herramienta excelente para encontrar a personas que comparten nuestras mismas ideas, intereses o, como decimos en el título del artículo de hoy, formar parte de grupos de apoyo relacionados con el dolor crónico. ¿Por qué funcionan este tipo de grupos? ¿Cómo consiguen unir a personas de diversas edades, religiones y procedencias?

dolor cronico

La clave: controlar el dolor

Uno de los retos diarios que tienen las personas que sufren trastornos musculoesqueléticos es controlar el nivel de dolor. Decirlo es fácil, ponerlo en práctica… no tanto. Como ya te hemos contado en otros artículos de nuestro blog, conseguir aliviar el dolor es fundamental para poder tener unas condiciones de vida aceptables.

Desde el punto de vista físico existen muchos tratamientos que nos pueden ayudar a mantener la sensación de dolor en unos niveles soportables: fármacos, masajes terapéuticos, dispositivos basados en la tecnología de Andulación, ejercicios controlados, etc. Pero a veces nos centramos demasiado en la parte física del problema y nos olvidamos de un factor clave en el control y alivio del dolor: nuestro estado emocional.

Facebook para mejorar nuestro bienestar emocional

El bienestar emocional es clave para mantener el dolor a raya y, afortunadamente, existen distintas estrategias para conseguir mejorar nuestro estado de ánimo y reforzar nuestras defensas internas contra el descalabro vital que supone vivir con dolor crónico. Formar parte de un grupo de apoyo contra el dolor – físico o virtual – nos ayuda a aplicar las técnicas que trabajan el lado emocional del dolor:

  • Manejar el estrés. Una de las claves de la salud física y mental está en no permitir que el estrés negativo afecte a nuestra calidad de vida. Cada persona maneja su nivel de estrés de diferentes maneras y según sus gustos, aptitudes, capacidades… A algunos le les puede relajar salir a dar un paseo, otros prefieren practicar Pilates, cocinar, leer un buen libro o, como en el caso de los grupos de Facebook, compartir sus vivencias y experiencias con personas que estén sufriendo su mismo problema: vivir con dolor.
  • Practicar actividades en grupo. Además del dolor, ciertas patologías como la fibromialgia, la espondilitis anquilosante, la ciática o la artrosis es que nos impiden mantener un ritmo de vida activo que nos haga olvidarnos momentáneamente de nuestro problema. Esas limitaciones físicas que van incluidas en el “paquete” de las enfermedades y patologías que originan el dolor crónico nos impiden, a veces, realizar actividades en grupo. ¿La solución? Participar de forma virtual en un grupo de apoyo de Facebook desde nuestro propio hogar.
  • Buscar apoyo. Algunas afecciones que implican inmovilidad y dolor crónico como la fibromialgia o el Síndrome de Fatiga Crónica no tienen el reconocimiento social que se merecen. Las personas que padecen estas enfermedades se sienten solos y desamparados ante una afección que no comprende ni su grupo de amigos ni su entorno familiar y profesional. En los grupos de Facebook las personas que sufren ciertas enfermedades “invisibles” encuentran ese apoyo tan importante para mantener la sonrisa ante las adversidades y convivir con el dolor de la mejor forma posible.

Post relacionados:





New Call-to-action