Fibromialgia, ¿por qué parece que nadie me cree?

Estar enfermo es de por sí una desgracia, pero si además hay quien pone en duda la veracidad de nuestro estado, lo es todavía más. Es así  con independencia de quien lo haga. ¿Qué es más doloroso que no me crea mi propia familia o que sean los profesionales de la salud los que me traten con escepticismo? A esta incomprensión se han enfrentado durante mucho tiempo los enfermos de fibromialgia, que aun a día de hoy se siguen preguntándose: ¿por qué parece que nadie me cree?

Fibromialgia

¿Por qué la fibromialgia tiene un diagnóstico tan complicado?

El diagnóstico de la fibromialgia se hace principalmente a través de la sintomatología que reporta sentir el paciente. Aunque se pueden realizar analíticas para descartar otras enfermedades, la fibromialgia solo se detecta a través de lo que cuenta la persona que la sufre.

El médico puede hacerle unas pruebas consistentes en aplicar presión en las zonas sensibles para esta enfermedad. Pero igualmente es el paciente el que manifestará sentir o no dolor.

Con lo cual la base para el diagnóstico de la fibromialgia es únicamente el relato de los síntomas que realice el paciente. Esto a veces provoca la desconfianza de los médicos, afortunadamente en un porcentaje pequeño de los casos. Algo más frecuente es que las personas que tenemos a nuestro alrededor desconfíen de lo que les contamos. Por no hablar de cuando les comunicamos a nuestros jefes que padecemos fibromialgia o nos ausentamos de nuestro puesto debido a ello, aquí lo extraño es que se crean nuestras palabras.





New Call-to-action




Nosotros además de tener que lidiar con los muchos síntomas de la fibromialgia, físicos y también psicológicos, en ningún caso tenemos que tratar de convencer a nadie de que realmente padecemos la enfermedad.

Eso por supuesto no quita para que ante el desconocimiento que muchos puedan tener sobre la fibromialgia no tratemos de contarles en qué consiste y lo que es más importante, cómo nos sentimos.

Consejos si uno de tus amigos o familiares padece fibromialgia

Estos puntos te serán útiles para compartir con aquellos que te rodean que no conocen tu enfermedad:

  1. Es real. Aunque no sea una enfermedad visible, es real. Aunque el enfermo tenga buen aspecto, es real, y aunque se esfuerce por llevar una vida normal, sigue siendo real.
  2. Cuidado. Ten en cuenta que un sobreesfuerzo físico puede desencadenar una crisis, ayúdale para que no se produzcan.
  3. No tiene cura. Tendrás que aprender a vivir junto a la persona que tiene fibromialgia, esta enfermedad no va a desaparecer.
  4. No es un quejica. Quien padece esta enfermedad sufre fuertes dolores, no pienses que exagera los síntomas.
  5. Es variable. El enfermo de fibromialgia habrá días que pueda llevar una vida casi normal, mientras que otros tendrá que meterse en la cama debido a los dolores. Sé comprensivo.
  6. Infórmate. Si quieres entender mejor a quien tiene fibromialgia, estudia el tema en profundidad. Una buena opción es reunirte con el equipo médico que lo atiende.
  7. Comunicación. Tan importante es que el paciente se comunique con su familiares explicándoles cómo se siente, como que estos también expresen abiertamente sus sentimientos.
  8. Entorno tranquilo. El estrés afecta en gran manera a los pacientes de  fibromialgia, por eso intenta que al menos en el hogar no lo sufra.
  9. Muéstrale tu apoyo. Todos sabemos que nuestra familia nos quiere, pero aun así nos gusta que nos lo digan. En el caso de la enfermedad sucede algo similar, tu familiar sabe que cuenta contigo, pero díselo.
  10. Juzgar. No creas saber siempre cómo se siente o qué puede hacer, no ejerzas de juez. Seguro que está esforzándose por sobrellevar la enfermedad de la mejor manera.

Esperamos que estos consejos ayuden a quienes cerca de ti a comprender mejor la enfermedad, y a ti a sentirte mejor.

Post relacionados: