Fibromialgia: ¿embarazo feliz?

¿Recuerdas que el otro día te hablaba de mi grupo de amigas de café? Es un grupito majo de buena gente que surgió por casualidad y que, la verdad, me viene genial para salir un poco de ese círculo vicioso en el que caemos algunas personas con fibromialgia. Bien, a lo que voy: en ese grupo de amigas hay algunas con las que comparto algo más que buenos momentos, comparto también el peso de esta enfermedad que mucha gente todavía no comprende: la fibromialgia. Una de mis amigas con FM –la llamaremos Beatriz – nos soltó el otro día la bomba del año: estaba embarazada. Imagínate el jaleo que se montó en un minuto: aplausos, risas, abrazos, besos… Pero curiosamente Beatriz, una chica majísima siempre con la sonrisa puesta, no estaba tan… exultante como debería, no sé si me entiendes… ¿Por qué una mujer joven, guapísima y con una pareja estupenda no podía disfrutar tanto como sus amigas de la buena noticia de concebir una nueva vida? La respuesta me la contó después en privado: le aterraba que su fibromialgia le hiciera la vida imposible durante los nueve meses siguientes, doscientos y pico días que, no lo olvidemos, suponen una de las pruebas más duras para el cuerpo de cualquier mujer.

fibromialgia embarazo

Consejos para disfrutar de un embarazo feliz pese a la FM.

Ya sabes que me encanta Internet, así que convencí a Bea para que viniera a casa una tarde a buscar juntas en la red algunos consejos básicos para superar la prueba de fuego que supone estar embarazada. Como te imaginarás, había consejos de todos los colores y sabores, algunos buenos, otros regulares y otros, para qué negarlo, pésimos, parecían escritos por el típico hombre que solo ha visto una embarazada en fotografía… En fin.

Poco a poco, Beatriz y yo fuimos apartando el polvo de la paja y creando una pequeña lista de consejos útiles para embarazadas con fibromialgia. Por no alargar mucho el texto, te voy a contar solo los dos primeros, a ver qué te parecen:

1. Elige un obstetra concienciado con la fibromialgia.

Como sabrás por tu propia experiencia, hay mucha gente por el mundo que tiene la idea equivocada de que la fibromialgia es un trastorno psicológico y no una enfermedad real. Que esto lo piense tu vecina, el pescadero o tu prima la del pueblo no tiene la menor importancia, pero que lo piense el ginecólogo o la matrona que te atenderán durante el embarazo y el parto… ya es harina de otro costal. Así que el primer consejo es tan útil como lógico: elige profesionales de la salud que conozcan bien la fibromialgia y lo que implica tanto la enfermedad como el tratamiento durante el embarazo y el parto.

2. Intenta rebajar tu nivel de estrés.

El segundo consejo es fácil de escribir, pero muy difícil de llevar a la práctica. ¿Cómo podemos rebajar el nivel de estrés en la etapa del embarazo si padecemos dolor continuo por culpa de la fibromialgia? Algunos trucos:

  • Planifica el futuro a corto plazo todo lo que puedas: desde la habitación donde dormirá el bebé, hasta el reparto de responsabilidades con tu pareja, etc.
  • Delega: permite que tu pareja, tu madre, tus hermanos o tus amigas se hagan cargo de ciertas tareas que implica el embarazo, desde preparar la ropa que necesitará el bebé hasta organizar tu agenda para acudir a las citas obligadas con tu matrona.
  • Mímate y déjate mimar: cuida tu alimentación, haz ejercicio físico suave, regálate una tarde de cine, sal a pasear… Cualquier mujer embarazada debería mimarse durante esos nueve meses de gestación, pero una mujer embarazada que cargue, además, con una fibromialgia debería hacerlo mucho más.





New Call-to-action




¿Crees que una mujer con fibromialgia puede disfrutar de su embarazo? Me encantaría leer tu opinión.

María Valdés

Posts relacionados: