Fibromialgia y alimentación: PDF definitivo

Hoy en día existe la tendencia de tratar muchas enfermedades de forma multidisciplinar. Algo que resulta muy útil sobre todo cuando hablamos de algunas que son especialmente complejas debido a su origen, a sus síntomas o a otros factores. Por eso en este artículo vamos a ver cómo combinar fibromialgia y dieta para que mejore tu dolencia. Al final del artículo podrás descargar un PDF sobre fibromialgia y alimentación de forma totalmente gratuita.

fibromialgia y dieta

Por qué fibromialgia y dieta deben ir unidas

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se caracteriza por el dolor en los músculos y en los tejidos fibrosos, además suele venir acompañada de un cansancio extremo que impide llevar una vida normal.

De momento no hay un tratamiento específico para la enfermedad, sino que como decíamos al principio se trata de manera multidisciplinaria dando atención a sus síntomas.

Una de las maneras de luchar contra los efectos de la enfermedad es como veremos a continuación cuidando la dieta.

Fibromialgia y alimentación: PDF con consejos

La primera recomendación que tenemos que hacer a la hora de abordar el tema fibromialgia y dieta es que no solo la alimentación tiene que ser sana y equilibradas, sino que debe estar bien repartida a lo largo del día. No podemos olvidar que uno de los principales síntomas de la enfermedad es el agotamiento físico y emocional.

Por ello, como cualquier otro, el paciente con fibromialgia debe hacer 5 comidas al día, pero que le aporten los nutrientes necesarios para afrontar cada momento de la jornada.

La dieta debe ser alcalinizante, que tiene como objetivo que el pH de la sangre tenga una alcalinidad de 7,4, lo que facilita que las diferentes reacciones químicas que se desarrollan en nuestro organismo se hagan de la manera adecuada.

Además, sirve para contrarrestar el efecto que tiene en nuestro cuerpo el estrés y el cansancio al que nos vemos sometidos que hace que nuestro cuerpo se acidifique.

Para resumir este tipo de dieta tiene que ser rica en alimentos alcalinos, como la fruta, la verdura, algunas legumbres o los frutos secos. Al mismo tiempo tenemos que tratar de reducir el consumo de alimentos ácidos, como la carne de cerdo y de ternera, el azúcar, el chocolate, aquellos que están preparados con harinas refinadas o salsas como el kétchup o la mayonesa.

Si quieres saber más sobre fibromialgia y alimentación, descarga este PDF gratuito sobre nutrición para las personas que viven con dolor.

New Call-to-action




Fibromialgia y dieta, puntos importantes

A continuación, te mostramos qué puntos debes tener en cuenta a la hora de elaborar tu dieta si tienes fibromialgia:

  1. Agua. Tienes que procurar beber 2 litros diarios. Mejor entre comidas. Algunos enfermos tienen como síntoma la boca reseca, por lo que en esos casos lo ideal es beber pequeñas cantidades a lo largo del día.
  2. Frutas. Te aportan una buena cantidad de vitaminas, minerales, fibra y azúcares. Se debe tomar al menos dos o tres raciones diarias y en crudo.
  3. Verduras y hortalizas. Son ricas en vitaminas, minerales y fibra. Al igual que con la fruta lo ideal es tomar también 2 o 3 raciones diarias, aunque en este caso es más complicado procura que alguna sea en crudo, como en ensaldas.
  4. Carne. Es cierto que no se debe renunciar al aporte que hace de proteínas y minerales, pero se debe consumir con mucha moderación.
  5. Pescado. Debe abundar en nuestra dieta, sobre todo aquel que es rico en omega 3 como el salmón, la caballa, el atún o la trucha.
  6. Cereales. Te dan energía, por lo que trata de consumir unas cinco raciones diarias.
  7. Lácteos. Ricos en calcio y proteínas, que nos falten dos raciones en tu dieta.
  8. Azúcares. Limita al máximo su consumo ya que debilitan los músculos.

Como vemos fibromialgia y dieta tienen mucha relación, de ti depende que sea buena.

Post relacionados: