Fatiga crónica: la enfermedad siempre presente

La mayoría de las personas después de una buena noche de descanso se sienten con la energía necesaria para efectuar las labores diarias. Sin embargo, hay un grupo que por más que duerma y descanse nunca se siente así, todo el día nota que le faltan las fuerzas para poder afrontar las rutinas más elementales. Nos referimos a quienes padecen fatiga crónica o síndrome de fatiga crónica, una enfermedad que está siempre presente.

fatiga cronica

Qué es la fatiga crónica o síndrome de fatiga crónica

El síndrome de fatiga crónica también conocido por sus siglas SFC es una enfermedad con un origen desconocido y crónica, que consiste en pocas palabras en que el paciente siente una fatiga inmensa que no se reduce con el descanso o el sueño, que no está motivada por la actividad física o mental, pero que se incrementa con estas.

Suele venir acompañada de otros síntomas y en muchos casos supone para el paciente la incapacidad para realizar hasta las actividades más sencillas y merma en alto grado su calidad de vida.

Fatiga crónica: Síntomas

Como es lógico el síntoma principal de la fatiga crónica es la inmensa fatiga que se siente sin razón el paciente, además tiene que venir acompañada de otra sintomatología característica que se mantiene al menos durante seis años.

Como es obvio, no todos los pacientes tienen ni todos ni los mismos síntomas, a continuación te mostramos los más habituales.

  • Pérdida de memoria y de la capacidad para concentrase. En algunos casos la persona llega a sentirse bloqueado y como si no pudiera pensar de la manera adecuada.
  • Dolor muscular, en las articulaciones, de garganta y de cabeza.
  • Trastornos del sueño.
  • Ganglios linfáticos sensibles.
  • Problemas digestivos.
  • Sensibilidad o alergia a diferentes sustancias y alimentos.
  • Trastornos visuales.
  • Escalofríos y sudores durante la noche.
  • Diferentes problemas a nivel psicológico, como depresión, ansiedad o ataques de pánico.

Grados de la fatiga crónica o síndrome de fatiga crónica

Esta enfermedad tiene distintos grados, dependiendo cuál sufra el paciente podrá llevar una vida más o menos normal o estará muy incapacitado. Estos son los niveles:

  • Leve. Tiene bastante autonomía, pero necesitará tomarse algunos descansos durante el día o incluso pasar por períodos de baja.
  • Moderado. En este caso tendrá bastante problemas para llevar una vida normal, puede que su movilidad se ve afectada y tendrá bastantes trastornos relacionados con el sueño.
  • Grave. A duras penas podrá llevar a cabo las pequeñas rutinas diarias. Tendrá muchos problemas de memoria y concentración. Perderá buena parte de calidad de vida

Lo habitual es que los pacientes que padecen fatiga crónica lo hagan en un grado leve o moderado, pero un 25% de todos ellos la sufren en su grado más grave.

Tratamiento de la fatiga crónica

Lo cierto es que no existe en la actualidad ningún tratamiento específico para el síndrome de fatiga crónica, pero sí se puede tratar de contrarrestar sus síntomas. Por supuesto cualquier tratamiento debe ser supervisado y recetado por un médico. Estos son los más habituales:

  • Medicamentos. Antidepresivos para mejorar el estado de ánimo y la calidad del sueño. Ansiolíticos para controlar la ansiedad y analgésicos para el dolor.
  • Ejercicio físico moderado. Ayuda a mejorar tanto el estado físico como anímico. Los mejores son aquellos de bajo impacto, como caminar o nadar.
  • Terapia cognitiva-conductual. Enseña al paciente a gestionar la enfermedad y a modificar aquellas conductas que son perjudiciales.
  • Andulación. La combinación de vibraciones y calor infrarrojo ayuda a mitigar los dolores.

Sin duda la fatiga crónica es un grave problema de salud, pero no olvides que siempre puedes esforzarte por mejorar tu calidad de vida.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action