Entesitis pubiana y tendinitis de cadera: tratamientos

Lo mejor cuando tenemos un problema físico es conocerlo a fondo y también las opciones que tenemos para solventarlo. Por eso te mostramos las clases y los tratamientos que existen para la entesitis pubiana.

Tendinitis de cadera 2

Qué es la entesitis pubiana y la tendinitis de cadera

La entesitis pubiana, que también se conoce como pubalgia o osteopatía dinámica del pubis, es una lesión que conlleva dolor en la zona de la cadera e inflamación en las inserciones de los músculos del pubis, ingle y/o parte baja del abdomen. Esfuerzos excesivos y en repetición de los músculos de la zona originan la entesitis pubiana.

Si tuviéramos que definir a grandes rasgos en qué consiste la tendinitis de cadera podemos decir que se trata de la inflamación del tendón psoas-iliaco de la cadera que se sitúa junto a la pelvis.

Cuando esto sucede suele darse dolor a consecuencia del movimiento, y también durante la noche. Además, acostumbra a tener como consecuencia la bursitis, que consiste en la inflamación de las bursas que se encuentran en los tendones, y también la inflamación del saco sinovial, que es el encargado de lubricar la articulación de la cadera.

Tipos de tendinitis de cadera

Cuando hablamos de tendinitis de cadera hay tres tipos dependiendo de la zona afectada, a continuación veremos cuáles son estos y después su tratamiento.

  • Tendinitis trocantéricas. En este caso es causada por la inflamación de la musculatura que penetra en los trocánteres del fémur y que es ocasionada por la inflación de una almohadilla, bursa. Es muy frecuente que aparezca en las personas que sufren obesidad. Es la causa más habitual para que se presente el dolor de cadera y se localiza en la zona externa de la cadera hasta la rodilla. Se incrementa cuando se ejerce presión sobre la zona y también cuando se suben escaleras.
  • Tendinitis de los Aductores. Los aductores sirven para cerrar las piernas. Es frecuente este tipo de tendinitis en los deportistas debido a la sobrecarga del músculo, pero también cuando se realiza una postura que sea forzada. Cuando esto sucede se inflama el tendón del músculo aductor en la zona del pubis.
  • Tendinitis del psoas. Consiste en una tendinitis en la inserción de los músculos aductores y el psoas íliaco. Es la consecuencia de pequeños traumatismos repetidos o de un gran traumatismo que se produce directamente en la cadera. Entonces comienza un dolor en la cadera que es frecuente que llegue a la ingle y que deja muy mermados los músculos relacionados con el tendón lesionado y que además ocasiona problemas de movilidad.

Tendinitis de cadera: tratamientos

  • Tendinitis trocantéricas. Lo habitual es que se trate primeramente con analgésicos, antiinflamatorios y ultrasonidos. Si esto no es suficiente se puede recurrir a la infiltración con corticoides, que sí suelen ser muy efectivas. En muchos casos es un dolor que se repite y puede llegar a ser necesario entrar en quirófano para extirpar las bolsas, reconstruir los tendones o liberar la presión de la zona.
  • Tendinitis de los aductores. Lo habitual es que cuando esto sucede es que el médico recomiende en primer lugar el reposo absoluto, algo que resulta fundamental que se cumpla. Debe ir acompañado de la ingesta de antiinflamatorios para reducir la hinchazón y será necesario llevar a cabo rehabilitación para una recuperación completa. En los casos más graves puede ser necesario utilizar infiltraciones o incluso llegar a la cirugía.
  • Tendinitis del psoas. El mejor tratamiento es la aplicación de frío en la zona para solventar la contractura del músculo y reposo durante los primeros días. Después es aconsejable llevar a cabo un programa de rehabilitación que tienen el fin de fortalecer los músculos de la zona para evitar que se repita el problema.

Ahora ya conoces mejor los distintos tipos de tendinitis de cadera y los mejores tratamientos.

Post relacionados:





New Call-to-action