Entesitis del tendón de aquiles: tratamientos que lo alivian

La entesitis del tendón de aquiles es una inflamación del tendón, esa parte final del músculo que, como si fuera una cuerda, une las articulaciones inferiores. La entesitis del tendón de aquiles, o entesitis aquiliana es una afección intensamente dolorosa que, si no se trata a tiempo, se puede convertir en un problema crónico que merma esa calidad de vida que tantas veces mencionamos aquí, en el blog de las personas que viven con dolor.

tendinitis tobillo

Hoy vamos a analizar cuáles son los mejores tratamientos que alivian el dolor agudo o crónico de esa tendinitis de tobillo que tantos disgustos causa sobre todo a las personas mayores de treinta o cuarenta años.


Aprendiendo algo más sobre la entesitis del tendón de aquiles

Mucha gente ha experimentado en sus propias carnes ese dolor intenso que se produce cuando un tendón se inflama. En principio, la tendinitis puede aparecer en cualquiera de los tendones de nuestro cuerpo, aunque como tiene mucho que ver con el movimiento de las articulaciones, la mayor parte de las tendinitis se producen en los hombros, las muñecas, los codos, y, por supuesto, en los talones y tobillos: la tendinitis de tobillo, también conocida como tendinitis de talón.

Según la página web informativa de la Arthritis Foundation, la tendinitis de talón, junto con la bursitis, es conocida con el nombre de síndrome reumático de los tejidos blandos. Se trata de un síndrome que produce inflamación y dolor en los tejidos que rodean a nuestras articulaciones, tejidos blandos como son los tendones o los ligamentos.

La entesitis del tendón de aquiles o tendinitis de talón recibe el nombre de Entesitis Aquiliana  porque el tendón que se inflama es el conocido talón de Aquiles. El talón de Aquiles es el tendón encargado de unir los músculos de nuestra pantorrilla con los músculos del talón  permitiendo el movimiento básico de levantar el pie para caminar, movernos y correr.

Síntomas de la entesitis de tobillo

Los principales síntomas de una tendinitis de tobillo son la inflamación y el dolor agudo de esta parte de nuestro cuerpo, un dolor que puede irradiar y extenderse hacia los dedos de los pies, la pantorrilla, las rodillas, etc. La sensación de dolor se intensifica cuando movemos el tobillo, al posar el pie en el suelo o, simplemente, cuando lo tocamos.

Principales tratamientos de la entesitis de tobillo

La tendinitis de tobillo es una afección dolorosa que nos impide movernos y caminar con normalidad, pero raras veces deriva en una lesión grave que nos obligue a someternos a cirugía. La clave para evitar que la tendinitis de tobillo, de muñeca o de hombro se agrave es tratarla a tiempo. Consultar con un especialista y seguir sus recomendaciones es fundamental para el tratamiento de la tendinitis de tobillo, por ejemplo:

  • Descansar: evitar el movimiento de la zona dolorida es esencial para reducir la inflamación y evitar que el tendón se hinche todavía más. Es importante dar tiempo al tiempo para que remita la inflamación de nuestro talón de Aquiles y, así, se vaya reduciendo paulatinamente el dolor y el malestar.
  • Elementos ortopédicos: sujetar o inmovilizar la zona del tobillo con una venda elástica o una tobillera es importante para evitar malas pisadas o movimientos bruscos que dañen aún más el tendón inflamado.
  • Terapia de Andulación. Los dispositivos tecnológicos que combinan el calor infrarrojo con los estímulos de la vibración mecánica son idóneos para reducir la inflamación y minimizar el dolor de todo tipo de tendinitis, también de la molesta y dolorosa tendinitis de tobillo.

Post relacionados:



New Call-to-action