Empieza la temporada de los pies hinchados

Dentro de cuatro días empezará el calor o, como le llaman algunos médicos de familia, la temporada de los pies hinchados. Y es que las altas temperaturas pueden hacer más graves esos problemas circulatorios que producen la molestia hinchazón y el dolor de las piernas y los pies, una afección que también puede tener otras causas menos benignas. Si se te inflaman las piernas y los pies con el calor, este artículo te puede ayudar.

pies hinchados

La insuficiencia venosa

En la página web de la SEMG – Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia- leemos que una de las principales causas por las que se nos pueden inflamar las extremidades inferiores – pies y piernas – es la llamada insuficiencia venosa. Explicado de forma simple, podríamos decir que sufrimos de insuficiencia venosa cuando las venas de nuestras piernas no son capaces de hacer su trabajo: hacer que la sangre circule y retorne al corazón.

Como te imaginarás, puede haber distintas razones por las que las venas no permitan una correcta irrigación de la sangre, sobre todo problemas circulatorios y cardiacos o afecciones renales. También hay ciertos factores que influyen en que suframos esta afección como, por ejemplo, nuestro sexo: las mujeres son más propensas a sufrir insuficiencia venosa que produzca hinchazón y dolor en piernas y pies. Otros factores de riesgo importantes serían un exceso de vida sedentaria, estar mucho tiempo sentados o de pie en la misma postura, sufrir obesidad, exceso de peso o estar embarazada,  ser hípertenso, tener colesterol o diabetes, tomar fármacos con propiedades vasodilatadoras, etc.

Con el calor, el problema de la insuficiencia venosa se complica ya que las altas temperaturas hacen que las venas se dilaten, retengan más cantidad de sangre y dificulten todavía más la correcta circulación.

Principales síntomas que acompañan a la hinchazón

El síntoma más visible de que sufrimos una insuficiencia venosa es la inflamación más o menos evidente de las piernas, los tobillos y los pies, pero a esta inflamación se unen otros síntomas más o menos graves, por ejemplo:

  • Varices.
  • Sensación de hormigueo y sensación de pesadez intenso en las piernas, las pantorrillas, los tobillos…
  • Calambres en las piernas que se agudizan cuando el calor aprieta o cuando llevamos un rato en la misma postura (sentados o de pie).
  • Enrojecimiento y picor especialmente en el empeine y los dedos de los pies.
  • Dolor moderado o intenso que se alivia un poco cuando colocamos las piernas en alto.
  • Heridas y úlceras en las pantorrillas, los tobillos, los pies, etc.
  • Endurecimiento crónico de la piel de las piernas especialmente en la zona de los tobillos (lo que los médicos llaman lipodermatoesclerosis)

¿Qué hacer ante la hinchazón de pies?

Si habitualmente se nos inflaman los pies, el consejo más sensato es acudir a nuestro médico de familia, un profesional que se ocupará de hacer las pruebas que le permitan diagnosticar la causa o causas de esa afección y proponernos un buen tratamiento para aliviar el dolor y la hinchazón.

Además de ponernos en manos del médico, también podemos seguir una serie de pautas que nos ayudarán a minimizar las molestias de los pies hinchados, por ejemplo:

  • Evitar las medias, calcetines y calzado excesivamente apretados.
  • Caminar al menos media hora diaria.
  • Tomar una dieta equilibrada y saludable para mantener el peso a raya.
  • Elevar las piernas cuando estemos sentados en el sofá.
  • Intentar no estar sentados o permanecer de pie en la misma postura durante mucho rato.
  • Probar dispositivos científicamente probados que mejoren la circulación y relajen las extremidades cansadas, dispositivos basados en la tecnología de la Andulación® como, por ejemplo, ANDUMEDIC® 3 HOME.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action