“El tiempo entre suturas”, una novela…diferente

Hace algo más de tres años, un blog de una supuesta enfermera que acababa de incorporarse al complicado entorno sectorial de la salud pública saltaba del mundo virtual para convertirse en uno de los libros de humor más vendidos del 2012: “Una enfermera en apuros”. Esta sátira con tintes realistas tuvo tanta repercusión entre los profesionales sanitarios españoles y, también, entre los pacientes que provocó la edición de un segundo volumen, un libro titulado “El tiempo entre suturas” (Plaza y Janés 2015). En la continuación de las aventuras de la joven enfermera Satu, el autor de las dos novelas cuenta en clave de humor las vicisitudes de un colectivo profesional que, según su punto de vista, está infravalorado tanto por el público como por médicos: el colectivo de enfermeros y enfermeras.

La enfermera “Satu”

El diminutivo de la protagonista de “Una enfermera en apuros” y “El tiempo entre suturas” resume la idea central del autor de estos dos fantásticos volúmenes: enfermera Satu-rada, pero también es el nombre cariñoso por el que se conocía en su trabajo al autor de las dos novelas, el enfermero gallego Héctor Castiñeira.

Según el autor de la saga, las aventuras de la joven “Satu” comenzaron por casualidad y como una vía de escape inocente de los problemas laborales que vivían tanto él como el colectivo de la enfermería: carencias de material, contratos precarios, turnos extenuantes, etc. Para intentar minimizar el duro día a día de su trabajo, Héctor abrió un pequeño diario en Internet, un sencillo blog en el que contaba cómo “Satu” intentaba crecer como profesional al mismo tiempo que se enfrentaba con gracia y buen humor el día a día de un entorno laborable complicado;  un entorno en el que, como dice Castiñeira, a diario convives con la vida y con la muerte, con la salud y la enfermedad, con las alegrías del nacimiento y la profunda pena de las enfermedades irreversibles y, por supuesto, de esa muerte de la que no se escapa nadie.

“El tiempo entre suturas”

El segundo volumen de las aventuras diarias de la enfermera “Satu” muestra ya una madurez literaria de un escritor consolidado que, además, cuenta con los auspicios de uno de los escritores de humor más conocidos de nuestro país: el gran Luis Piedrahita. El libro está dividido en tres grandes bloques: “Sobreviviendo en el hospital”, “Material sanitario” y “Mundo enfermero”.

En el primer bloque “Sobreviviendo en el hospital” la enfermera “Satu” engancha al lector contando en clave de humor aspectos de un hospital que conocen bien tanto los propios pacientes como los médicos y sanitarios que pasan sus jornadas allí: la calidad de la comida, la locura del servicio de urgencias, etc.

En el segundo bloque – “Material sanitario”- la protagonista de la novela hace una denuncia clara de cómo los recortes en el sistema público sanitario han repercutido en el material que necesitan los enfermeros en su trabajo diario con los pacientes.

Cierra el volumen un divertidísimo tercer bloque titulado “Mundo enfermero”, una parodia en la que el autor describe con mucho sentido del humor los típicos más tópicos de los profesionales de la enfermería: el protestón, el mandón, el inocente al que siempre le tocan las guardias que nadie quiere…

El tiempo entre costuras” es, en definitiva, un excelente libro que nos muestra en clave de humor el día a día de unos grandes profesionales del sector de la salud: los enfermeros y enfermeras.

Post relacionados:





New Call-to-action