El paracetamol no es el medicamento ideal para la artrosis

Hace un par de meses, la revista médica “The Lancet” publicó un sorprendente artículo en el que se afirmaba que el paracetamol no es eficaz para combatir los síntomas principales de la artrosis. En su artículo, la  publicación “The Lancet” se hacía eco de los resultados de un estudio realizado en la Universidad Suiza de Berna quien afirmaba que tomar paracetamol tenía el mismo efecto sobre la artrosis que ingerir un simple placebo.

paracetamol y artrosis

Los medicamentos AINE y la artrosis

Si acostumbras a leer los artículos sobre la artrosis que publicamos en nuestro blog, sabrás que esta enfermedad es crónica e incurable. Las articulaciones dañadas por la artrosis no se pueden regenerar y, así, el único tratamiento viable para las personas diagnosticadas con esta enfermedad está encaminado a aliviar los síntomas principales, es decir: la inflamación y el dolor. Desde este punto de vista, algunos de los fármacos más recetados para las personas con artrosis son los llamados AINE o antiinflamatorios no analgésicos como el ibuprofeno, los fármacos opiáceos con tramadol o la morfina y, también, los medicamentos analgésicos como protagonista del polémico estudio suizo: el paracetamol.

En los últimos años algunos médicos conscientes de los efectos secundarios de los AINE o los opiáceos, optaron por recetar paracetamol, un medicamento creado para combatir el dolor aunque no la inflamación. Pero los investigadores suizos dieron un paso más afirmando que no sólo es que el paracetamol no sirva de nada para controlar la inflamación de la artritis, sino que tampoco es eficaz para aliviar el intenso dolor que sienten las personas diagnosticadas con esta enfermedad.

El paracetamol, inútil para el dolor crónico

El estudio de la Universidad de Berna investigaba los efectos del paracetamol en el tratamiento de la artrosis, pero en sus conclusiones los investigadores llegan a afirmar que este popular analgésico no serviría para tratar el dolor asociado a otras enfermedades crónicas como, por ejemplo, la espondilitis anquilosante, la fibromialgia, etc

Pero, entonces, ¿qué fármaco es aconsejable para el tratamiento del dolor y la inflamación de la artritis? Según estos investigadores, la alternativa perfecta al paracetamol es el llamado diclofenaco, un medicamento englobado dentro de los AINE pero que, según los investigadores, no tiene efectos secundarios negativos en los pacientes diagnosticados con artrosis.

La gravedad de la artrosis

Según la OMS la artrosis es una enfermedad degenerativa que afecta a más de un 18% de las mujeres y a casi el 10% de los hombres mayores de 50 años. La artrosis es una enfermedad seria, dolorosa, incapacitante y que, además, no tiene cura, pero además cada día se diagnostican más casos por dos razones: el exceso de vida sedentaria de la tecnológica sociedad en la que vivimos y el exceso de peso producto de la falta de ejercicio físico y el exceso de alimentos no saludables.

Hoy por hoy, lo único que se puede hacer ante la artrosis es combinar tratamientos que minimicen la inflamación, alivien el dolor y nos den ese respiro que necesitamos para vivir cada día de la mejor manera posible: fármacos, dieta sana y equilibrada, ejercicios apropiados para aliviar el dolor crónico y dispositivos científicamente probados que alivien el dolor y nos permitan volver a lucir esa sonrisa y ese ánimo positivo que son vitales para combatir cualquier afección crónica.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action