Dolor referido, todo lo que necesitas saber

Cuando hablamos de dolor referido, también llamado visceral, nos referimos aquel que se percibe en una zona diferente a aquella de las cual está irradiando el estímulo doloroso. Uno de los más evidentes es el ataque al corazón. El problema se origina en el corazón, sin embargo el dolor se puede notar en otras partes de nuestra anatomía como el cuello, los hombros o los brazos, en lugar de ser percibido en el pecho.

dolor referido

El dolor referido

Aunque hace mucho que se conoce la existencia de este tipo de dolor, por qué se produce sigue siendo una incógnita. Eso sí, nunca debe confundirse con el llamado dolor fantasma que es aquel que se percibe cuando se nos amputa un miembro, ni con el dolor sordo.

Una posible explicación para el dolor referido es que podría existir una sensibilización central del sistema nervioso. Cuando aparece un cierto estímulo continuado se activan algunos segmentos medulares llevando a que se produzca el dolor en la distancia.

Siempre es necesario que trascurra una tiempo antes de que aparezca el dolor referido porque hay unas sustancias que se tienen que difundir para activar ciertas neuronas en la distancia.

Causas del dolor referido

Los estímulos en las terminaciones nerviosas en la zona cercana al origen del dolor pueden desencadenar un dolor referido capaz de transmitirse mediante las fibras nerviosas. Las causas suelen ser:

  • Isquemia. Se trata de la degeneración de los tejidos que lleva a estimular la terminación nerviosa del dolor.
  • Espasmo de un órgano hueco. Se da el dolor y disminuye de esta forma el riego sanguíneo por lo que habrá calambres en la zona, con lo que el dolor crecerá.
  • Estímulo químico. Cuando una sustancia dañina se acumula en zonas sensibles al dolor.
  • Órganos sensibles. En ocasiones los órganos son especialmente sensibles al dolor. Por lo que si se da un estímulo en una zona que no lo sea puede derivarse a otra que sí lo es.
  • Sobredistensión del órgano. Si una víscera se llena en demasía causa un dolor que puede llegar a los vasos sanguíneos que se encuentran a su alrededor produciendo dolor diferido.

El dolor referido parece seguir cuatro normas:

  1. Cuanto mayor es el estímulo en intensidad, mayor y a más distancia está la zona en la que se siente el dolor.
  2. Cuanto más próxima se encuentra una articulación, más posibilidades hay de que se padezca dolor referido.
  3. A mayor profundidad de la estructura que es afectada más posibilidades de sentir un dolor referido.
  4. Es más probable que el dolor referido se origine de articulaciones, ligamentos y músculos que de un hueso.





New Call-to-action




Cómo se diagnostica el dolor referido

El dolor referido presenta la dificultad principal de diagnosticar cuál es su origen. El paciente llega a la consulta afirmando que le duele cierta parte de su cuerpo, pero en realidad es otra la que sufre este dolor. Es vital localizar el punto de origen ya que de lo contrario el tratamiento no sería el adecuado.

Una manera en la que se suele tratar de diagnosticar esta clase de dolor es anestesiando la zona donde se reporta estar sufriendo el dolor. Si este continúa se puede descartar que en realidad esa sea la parte dolorida.

Cómo se siente el paciente ante el dolor referido

El paciente que sufre dolor referido suele sentirse bastante desconcertado puesto que el manifiesta que tiene un origen y el equipo médico que le atienda le muestra que tiene otro, por lo que puede producirse un conflicto entre ambos.

Además es muy frecuente que se sienta desconfiado con el diagnóstico y el tratamiento.

Pero lo cierto es que si te confirman que sufres dolor referido es fundamental que sigas todas las directrices de los sanitarios y confíes en su ayuda para superarlo o al menos aprender a vivir con él.

Esperamos que ahora ya conozcas todo lo que debes saber sobre el dolor referido.

Posts relacionados:

Nutrición para las personas que viven con dolor