Dolor de espalda: causas más frecuentes

El dolor de espalda y sus causas son dos de las cuestiones que más preocupan a los profesionales de la salud. ¿Sabías que 1 de cada 5 personas están sufriendo ahora mismo dolor de espalda? La lumbalgia es un grave problema que cuesta a la sociedad miles de millones de euros en bajas médicas y pérdida de productividad, así que es importante que conozcamos el origen de ese dolor de espalda, las causas que pueden provocarlo y, por supuesto, los tratamientos que podemos probar para evitar que ese dolor lumbar se quede con nosotros toda la vida.

dolor de espalda causas

Dolor de espalda: causas numerosas y variadas

Uno de los portales web estadounidenses de referencia en cuanto al dolor de espalda, sus causas y consecuencias, es el NIH o Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel. En noviembre de 2014 los responsables del portal pusieron a disposición pública un interesante documento en formato PDF sobre una de las lacras de la sociedad moderna: el dolor de espalda. Según esta publicación, el dolor de espalda es difícil de prevenir y de tratar precisamente porque las causas que lo originan son tan numerosas como diferentes, desde discos lesionados a hernias discales, lesiones por sobreesfuerzos, la misma genética… Hoy nos vamos a detener en tres de las causas físicas que pueden originar dolor de espalda: la edad, la genética y el sedentarismo.

Dolor de espalda: causas físicas

Una parte importante de los casos de dolor de espalda tienen un origen físico, sobre todo cuando hablamos de patologías y afecciones crónicas. Algunas de las causas físicas del dolor de espalda serían las siguientes:

La edad

Si acostumbras a leer los artículos del blog de las personas que viven con dolor, sabrás que el proceso de envejecimiento es una de las causas de numerosas patologías como, por ejemplo, la osteoartritis.  El dolor de espalda por causa de la edad puede surgir a partir de los cuarenta años, pero esto no es una máxima: si cuidas tu higiene postural, practicas ejercicio físico adecuado, tomas una dieta sana y equilibrada y utilizas tratamientos eficaces para relajar la musculatura puedes retrasar ese dolor de espalda por causa del envejecimiento muchos años. 

Predisposición genética

Los médicos no se ponen del todo de acuerdo con que los factores hereditarios puedan influir en la aparición del dolor de espalda, pero no podemos negar que hay algunas patologías como la EA – Espondilitis Anquilosante- que pueden tener un origen genético… Una curiosidad: ¿sabías que las mujeres de raza negra tienen el doble de posibilidades de sufrir hernia discal o pinzamientos?

La vida sedentaria

Del ascensor al coche, del coche al trabajo, del trabajo al súper, sin tiempo ni ganas de caminar, apuntarnos a un gimnasio o ir a nadar un par de veces por semana. La vida sedentaria que llevamos muchos de los ciudadanos del siglo XXI influye directamente en la aparición del dolor de espalda por dos razones fundamentalmente:

  • Al no ejercitar los músculos, estos pierden la fuerza y la flexibilidad necesaria para evitar lesiones, esguinces, sobreesfuerzos, etc., que pueden producir esas afecciones y patologías responsables del dolor de espalda agudo o crónico.
  • Como no nos movemos lo suficiente no gastamos las calorías que tomamos a lo largo del día, esas calorías se van acumulando, vamos aumentando de peso y haciendo que las articulaciones de rodillas, tobillos, caderas, etc., tengan que trabajar el doble y se desgasten de forma prematura.

Dolor de espalda: principales tratamientos

Hay varios tratamientos preventivos y paliativos para aliviar el dolor de espalda agudo y crónico, por ejemplo:

  • Medicamentos analgésicos y antiinflamatorios.
  • Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento muscular.
  • Dispositivos que utilicen la tecnología de la Andulación® a base de calor infrarrojo y movimientos vibracionales.

 

¿Tienes dolor de espalda? Solicita ahora mismo una sesión para probar ANDUMEDIC®3 Home en tu propia casa y sin coste alguno.

 

Post relacionados:

 

dolor de espalda