Decálogo para usar apps de salud

Al principio del verano, la Sociedad Española de Diabetes hizo públicos dos interesantes documentos para utilizar responsablemente las llamadas aplicaciones o apps de salud, esas aplicaciones para móviles que se han puesto tan de moda últimamente.

Los dos decálogos saludables – uno para pacientes y otro para personal médico- están enfocados a una enfermedad concreta, la diabetes, pero son tan generales y sensatos que creemos que puede ser de interés para cualquier persona diagnosticada con una enfermedad crónica o, incluso, para las personas que no sufren de dolor crónico, pero que quieren estar bien informadas en un tema tan importante como es el cuidado de su salud. Veamos, entonces, el decálogo sobre apps de salud que nos ofrece la SED.

Apps de salud

1. La funcionalidad de la app

Antes de elegir, descargar y utilizar la app saludable lo primero que tenemos que hacer es ver para qué sirve, su funcionalidad principal. Quizá esa app esté dirigida a deportistas de alto nivel o a personas intolerantes a ciertos alimentos y, entonces, los consejos virtuales que nos ofrezca no sólo no sean adecuados para nuestro perfil, sino que pueden ser contraproducentes o afectar a nuestro buen estado de salud. 

2. Quién la firma

Hoy en día es muy sencillo programar aplicaciones de salud y no siempre el contenido tiene la calidad que necesitamos especialmente si sufrimos una enfermedad crónica, dolorosa o incapacitante como la osteoartritis, la artrosis, la fibromialgia, el Síndrome de Fatiga Crónica, etc. Antes de descargar una app de salud, comprueba que está respaldada por una empresa o entidad reconocida a nivel nacional o internacional. 

3. ¿Salud o publicidad?

Las apps pueden ser vehículos formativos o informativos o vehículos de mensajes publicitarios de productos o servicios. Tenlo muy presente a la hora de seguir los consejos y tratamientos que te proponga tu teléfono móvil.

4. Contenidos actualizados

Si utilizas frecuentemente una app de salud, procura descargar las actualizaciones de la herramienta de vez en cuando. Continuamente aparecen nuevos consejos o tratamientos que pueden mejorar la utilidad de tu aplicación favorita. 

5. Fuentes informativas

El quinto mandamiento del decálogo de la SED tiene mucho que ver con el segundo y el tercero: comprueba la fiabilidad de la fuente de la que surjan esos conocimientos saludables que vas a poner a prueba en tu propio cuerpo. 

6. Claridad y transparencia

Algunas aplicaciones saludables no son “tan gratis” como parece a simple vista así que asegúrate de leer bien las condiciones de uso de la app antes de darle permiso para que se instale en tu móvil. 

7. Recursos de tu móvil

Una app que utilice muchos recursos de tu móvil, agote la batería en pocas horas o consuma todos los megas de navegación que tengas contratados con tu operador móvil no te va a ser de utilidad, así que comprueba este punto antes de dedicar tiempo a descargar algo que en pocos días tendrás que desinstalar de tu móvil y de tu rutina.

8. Los datos personales

A nadie le gusta que una aplicación difunda los detalles de su vida privada en las redes sociales, pero a las personas que sufren enfermedades crónicas todavía les gusta menos compartir sus problemas de salud con desconocidos. Vigila las condiciones de protección de datos personales que te ofrezca esa app saludable, especialmente aquellas relacionadas con Facebook, Twitter, Instagram, etc. 

9. Consulta con tu médico

El noveno consejo de la Sociedad Española de Diabetes es especialmente importante para las personas que viven con dolor crónico: antes de seguir las indicaciones de una aplicación, consulta con el especialista que lleve tu caso, no lo olvides. 

10. Apps de calidad

¿Cómo puedes saber si una aplicación es de calidad antes de probarla? No puedes, pero sí puedes revisar que cuente con algún sello de calidad emitido por una entidad de confianza.

Nos gustaría añadir un punto más a este decálogo tan interesante sobre el uso de las apps de salud: si sufres dolor crónico haz nuestro test del dolor para verificar no sólo que la aplicación que te vas a descargar no va a dañarte físicamente, sino para comprobar que la terapia de la Andulación® puede hacer más por ti que cien apps saludables.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action