Cómo sobrevivir al agotamiento mental

Trabajo, casa, familia, vida social, economía, salud… Son tantos los asuntos que tengo en la cabeza y de los que debo ocuparme que en muchas ocasiones me siento extenuada. Pero no solo existe el agotamiento físico, de hecho no siempre siento este tipo de cansancio, sino más bien psicológicamente. Si a ti también te sucede, te voy a mostrar cómo sobrevivir al agotamiento mental.

agotamiento mental

Qué es el agotamiento mental

El agotamiento mental consiste en una sensación de no poder más, no en un sentido físico, sino más bien psicológico. El estrés, el exceso de trabajo o de responsabilidades, o diferentes problemas pueden estar detrás de que me suceda.

Pero aunque no tenga un origen físico si podemos percibir que no tenemos las fuerzas necesarias para efectuar algunas tareas rutinarias, incluso en algunos casos simplemente para levantarnos de la cama.

Estos son algunos de los otros síntomas que presenta el agotamiento mental:

  • Pérdida del control de las emociones. No somos capaces de controlar las emociones más básicas. Las cosas nos afectan de manera desmedida, aunque también pude suceder todo lo contrario, que no sintamos interés por nada.

  • Sueño. Este tipo de agotamiento mental se asocia en muchos casos con diferentes trastornos del sueño, de hecho es habitual sufrir muchas interrupciones a lo largo de la noche.

  • Apetito. Debido a la falta de sueño aumentan los niveles de cierta hormona, la grelina, que es responsable de la sensación de apetito, por lo que podemos sentir un hambre constante.

  • Olvidos. El cerebro ante el estado en el que te encuentras se vuelve selectivo y ante la saturación que sufre comienza a olvidar cosas, como dónde has dejado el móvil y otras similares.

  • Lentitud. Efectuaremos las actividades diarias de forma más lenta y menos efectiva.

En algunos casos puede ser un síntoma de otra enfermedad, como el Síndrome de fatiga crónica, por lo que no está de más que consultes con tu médico.

Cómo sobrevivo al agotamiento mental, toma nota

Ahora ya conoces los síntomas que acompañan al agotamiento mental, veamos cómo sobrevivir a ellos.

  • Descanso. A pesar de las dificultades trato de dormir 8 horas todos los días, si estoy físicamente cansada lo estaré aún más mentalmente.

  • Dieta. Llevo una alimentación sana y equilibrada, por supuesto nada de excitantes ni de alcohol.

  • Ejercicio. El hacer algo de deporte mejora mi estado de ánimo y me da energía

  • Distracciones. Trato de que mi mente también se centre en cosas que requieran de un cierto esfuerzo, pero que sean divertidas, como leer o realizar ciertos juegos intelectuales.

  • Priorizo. Intento ver la diferencia de lo que es verdaderamente importante y lo que no, para centrarme solo en lo primero.

  • Problemas. Los afronto uno por uno, no en conjunto, y solo cuando aparecen. Es decir no me preocupo en exceso por algo que no ha sucedido y que puede que no ocurra nunca.

  • Delego. ¿Por qué me siento obligada a hacerlo yo todo? La verdad es que no lo sé, pero he aprendido a delegar algunos asuntos en las personas que me rodean, tanto en la familia como en el trabajo.

  • Optimismo. La negatividad he comprobado que hace mucho daño, así que trato de afrontar la vida con optimismo, siendo realista claro. Pienso que las cosas van a salir bien y me esfuerzo por conseguirlo.

No sé por qué, pero tengo tendencia a sentirme agotada mentalmente, pero poniendo en práctica los puntos anteriores consigo sobrevivir. Inténtalo tú también.

Post relacionados:

New Call-to-action