Como curar la ansiedad: 5 estrategias

Todos estamos expuestos a sufrir momentos de ansiedad, pero las personas que sufren dolor crónico somos particularmente proclives a padecerlos. Así que hoy, en el Blog de las Personas que viven con dolor, vamos a aprender en qué consiste la ansiedad, cuáles son sus síntomas principales y, lo más importante, qué estrategias sensatas podemos aplicar para combatirla, es decir: qué podemos hacer para como curar la ansiedad.

como curar la ansiedad
Principales causas de la ansiedad

Lo primero que advierten los expertos es que sufrir de ansiedad en un momento dado es algo normal, nos pasa a todos y es, simplemente, la respuesta de nuestro organismo ante una situación amenazante o que se escapa de nuestro control. Mediante la ansiedad, nuestro organismo nos está alertando de que puede haber una amenaza física o emocional y nos prepara para afrontar esas situaciones de riesgo.  El problema surge cuando la ansiedad se dispara, se vuelve habitual y pasa a dominar nuestra vida; cuando esta ansiedad se agudiza de tal forma que no nos deja trabajar, comer, pensar y disfrutar de nuestro tiempo. En ese momento la ansiedad deja de ser normal para convertirse en patológica, en un trastorno psicológico que hay que combatir.

Existen factores hereditarios y genéticos que hacen que ciertas personas sean más proclives que otras a padecer este trastorno, pero también hay causas externas que pueden originar o acrecentar nuestra ansiedad como, por ejemplo:

  • Enfermedades o afecciones que implican dolor crónico
  • Estrés negativo
  • Mala alimentación
  • Descanso insuficiente

New Call-to-action


5 estrategias para como curar la ansiedad

Una vez que somos conscientes de que la ansiedad que sufrimos no es normal, tenemos que pasar a la acción y combatirla, tenemos que aprender a aplicar estrategias útiles que nos permitan minimizar o curar la ansiedad. Veamos algunas de las más interesantes:

1. Parar-pensar-actuar.

Algunos psicólogos denominan a esta estrategia la técnica del semáforo: ante una situación de peligro – color rojo- primero paramos; cuando el semáforo se pone en color ámbar miramos a derecha o izquierda para asegurarnos de que el riesgo ha desaparecido y, por fin, cuando aparece la luz verde del semáforo pasamos y continuamos nuestro camino.

2. Aplicar técnicas de relajación.

Ante una situación de angustia, de ansiedad, toda nuestra musculatura se contrae preparando a nuestro cuerpo para que huya de ese peligro real o imaginario. Cuando el motivo de la ansiedad es el dolor, que nuestro cuerpo se contraiga no ayuda nada a manejar la situación, al contrario, es la pescadilla que se muerde la cola: sufrimos dolor=surge la ansiedad=nuestra espalda o cuello se contrae=aumenta el dolor=crece la ansiedad.

La técnica más sencilla para relajarnos es la respiración: inspirar aire de forma controlada, contando lentamente cada segundo, inhalar y exhalar profunda y lentamente envía a nuestro cerebro una señal de calma, una orden de relajar nuestro cuerpo y nuestra mente que aliviará el peor momento de esa situación de ansiedad.

3. Racionalizar la ansiedad.

Cuando racionalizamos el problema, cuando intentamos averiguar sus causas y pensamos en posibles soluciones, ese problema pierde gran parte de su poder. Tenemos que tomar las riendas de nuestra propia ansiedad y anotar tanto las sensaciones de miedo o angustia como las posibles salidas o soluciones del problema.

4.  No minimizar el problema.

Lo peor que podemos hacer para combatir la ansiedad patológica es minimizar el problema. Esta afección no puede, no debe, controlar nuestra propia vida. Si crees que no eres capaz de solucionar el problema por tu cuenta acude cuanto antes a un médico de confianza.

5. Recordar momentos positivos: Add a Smile to Your Life”.

Todos vivimos en nuestro día a día algunos momentos positivos: pasear con un amigo, leer un buen libro, ver una película interesante, disfrutar de una relajada comida familiar… Una estrategia para combatir la ansiedad consiste en recordar, en rememorar esos buenos momentos con todo el detalle del que seas capaz. No en vano “recordar” significa “volver a pasar por el corazón”. Tenemos que conseguir que la felicidad que vivimos en esos buenos momentos vuelva a pasar por nuestro cerebro y calme, poco a poco, ese sentimiento de angustia que provoca la ansiedad.

¿Cuál es tu estrategia para curar la ansiedad?