Cervicobraquialgia, todo lo que debes saber

Cuando se nos diagnostica una dolencia que no es muy conocida nos sentimos bastante desconcertados. En especial aquella que nos molesta mucho, como el dolor cervical. Puede que nuestro médico nos haya dado en la consulta una serie de explicaciones que en medio del aturdimiento no seamos capaces de comprender a cabalidad. Si en tu caso sufres cervicobraquialgia te contamos todo lo que necesitas conocer sobre tu enfermedad: causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento. 

cervicobraquialgia

Qué es la cervicobraquialgia

La cervicobraquialgia es un dolor cervical que tiene su origen en la columna cervical, y que se extiende al hombro, a la escápula, al brazo y que puede llegar incluso a la región anterior al tórax.

La causa se encuentra en la compresión de alguno de los nervios que van desde la columna cervical hasta el brazo.

Debemos tener en cuenta que cuando hablamos de la columna cervical nos estamos refiriendo a la parte más elevada de la columna vertebral y que se corresponde con las siete vértebras más pequeñas de la columna, llamadas C1, C2 y C7.

Si se bloquea cualquiera de los segmentos que discurren de la 5ª cervical a la 1ª vértebra dorsal puede ocasionar que se inflame alguno de los nervios que descienden por el brazo, el nervio radial, el medio o el cubital, pero también lo puede provocar un proceso degenerativo. En ambos casos se produciría la cervicobraquialgia.

Las causas de la cervicobraquialgia

A continuación, te mostramos los distintos orígenes que puede la cervicobraquialgia:

  • Traumáticas. Como esguinces capsulares, desgarros musculares, subluxaciones o fracturas. También traumatismos encéfalo craneanos o una tracción brusca del brazo.
  • Crónicas. Traumatismos no diagnosticado o artrosis.
  • Infecciones. Enfermedad reumática generalizada o artritis reumatoide.
  • Lesiones de partes blandas. Desgarros musculares o esguinces capsulo-ligamentosos.
  • Neoplásicas. Mieloma o metástasis.
  • Psicogénica. Tensiones que se mantengan en el tiempo.
  • Adenopatías cervicales. Producto de un tumor o una infección.
  • Malformaciones de nacimiento. Acortamiento de pectorales o malformación de clavículas.

Todas estas causas pueden presentarse de manera individual o combinarse algunas de ellas.

Además, tampoco podemos pasar por alto que puede incidir en la cervicobraquialgia una mala postura del cuello bien en el trabajo o durante la noche, el cansancio extremo ocasionado por un trabajo duro continuo o estados de tensión.





dolor de espalda




Síntomas de la cervicobraquialgia

El síntoma más frecuente que tienen los pacientes que sufren cervicobraquialgia es un dolor que se sitúa en la parte trasera del cuello o desde su lateral y que se va desplazando hacia al hombro. En los casos más graves el dolor puede llegar al brazo y hasta la propia mano. También el dolor podría ir desde la cara interna del brazo hasta el dedo meñique o desde el lateral de brazo al pulgar.

La manera en la que se presenta el dolor depende del nervio que se encuentra afectado y de su recorrido.

En la mayoría de los casos el dolor se presenta constante, tanto de día como durante la noche. Suele incrementarse cuando se mueve el brazo sobre la cabeza o cuando se estira por completo.

Estamos hablando que como síntoma principal de la cervicobraquialgia se encuentra el dolor, sin embargo, en algunos casos puede darse también la pérdida de fuerza en el brazo o incluso de sensibilidad, sin duda algo bastante desagradable.

Diagnóstico de la cervicobraquialgia

Detrás del problema que estamos analizando pueden existir algunas causas que revisten bastante gravedad como un tumor una enfermedad degenerativa.

Para lograr un diagnóstico adecuado es necesario hacer en primer lugar un examen físico al paciente, a continuación, se le realizará uno a nivel neurológico. Es también necesario efectuar pruebas de fuerza, de sensibilidad y de reflejos.

Además, mediante la exploración física se puede tratar de localizar en qué lugar se está produciendo la compresión del nervio.

Una vez que se obtienen los primeros resultados es conveniente realizar una radiografía de la columna cervical que servirá para confirmar el diagnóstico previamente establecido con las pruebas anteriores.

Asimismo, se puede incluir en todo este proceso la resonancia magnética con el fin de analizar las raíces nerviosas, los discos y los tejidos blandos. También para confirmar el origen de la dolencia se puede realizar una electromiografía que mediante la estimulación de ciertos grupos de músculos a través de punciones registra en un ordenador las causas neurológicas que pueden existir.

Tratamiento de la cervicobraquialgia

La buena noticia para todos aquellos que sufren cervicobraquialgia es que, en la mayoría de los casos, en un 80% o un 90%, se puede tratar sin necesidad de pasar por el quirófano.

La manera habitual será con medicamentos, como analgésicos y relajantes musculares, cuya dosis se adecuará a los síntomas que presente el paciente, a su edad y su peso.

También resultarán útiles los ejercicios para conseguir movilidad en la columna cervical y para también lograr que se fortalezca su musculatura.

En estos casos cuando el tratamiento es farmacológico la recuperación suele llevar entre tres semanas y dos meses, como es lógico el tiempo va a depender en buena medida de los síntomas que se tengan y del grado del dolor.

En algunos pacientes no quedará más remedio que recurrir a la cirugía, lo que dependerá en gran manera del origen del problema. Cuando se trata de una enfermedad degenerativa o una hernia será necesario mover el disco para posteriormente situar un implante entre una vértebra y otra.

Si en tu caso se hace necesario recurrir a un procedimiento quirúrgico para tratar lo que te sucede es que, en casi todos los casos, en un 95%, el paciente se recupera plenamente y deja de sentir dolor.

Eso sí, hay que tener en cuenta que el proceso dura un tiempo ya que es necesario que el implante que se ha situado entre las vértebras se fije y se integre en el hueso, para lo que se precisará un plazo en torno a los cuatro meses.

No podemos pasar por alto que la cervicobraquialgia no se puede prevenir, pero en el caso de que su origen sea la degeneración del disco el llevar una vida sana será fundamental para retardar la aparición del problema, como hacer ejercicio y dejar de fumar.

Ahora ya conoces muchos mejor la cervicobraquialgia.

Post relacionados: