Cervicalgia: síntomas principales que deberías conocer

El dolor es uno de los compañeros de viaje menos deseados, pero que sufren de manera crónica muchas personas. Cuando empezamos a padecerlo lo que más no desconcierta es cuál puede ser su origen para poder encontrar el mejor tratamiento. La mejor manera de conseguir un adecuado diagnóstico es fijándonos en lo que nos sucede. Por eso te vamos a mostrar cuáles son los síntomas de la cervicalgia.

cervicalgia sintomas

¿Qué es la cervicalgia?

La cervicalgia es el dolor que se localiza en la región cervical de nuestra columna cervical.

Debemos empezar por explicar que la columna cervical es la parte más flexible y delicada de nuestra espalda. Estas dos características son el caldo de cultivo perfecto para que aparezca el problema, ya que al estar en constante movimiento y ser una zona sensible hace que sea más propensa a cargarse y también a que se desgasten las vértebras.

Debido a ello es frecuente que aparezca el dolor, el entumecimiento o que se pueda sentir una especie de hormigueo en la zona. La cervicalgia puede sufrirse de manera puntual o ser un problema constante. Cuando se mantiene durante más de tres meses podríamos hablar de que se ha vuelto crónica. Afortunadamente en la mayoría de los casos suelen remitir antes de la semana.

Se calcula que la mitad de la población padece este tipo de dolores al menos una vez en la vida. Además, si se ha sufrido en alguna ocasión las posibilidades de recaída son bastante elevadas.





dolor de espalda




Cervicalgia: síntomas más habituales

Estos son algunos síntomas más comunes de la cervicalgia:

  • Dolor que se presenta en toda la zona cervical acompañado de rigidez muscular.
  • Dolor que desciende hacia los hombros o entre los omóplatos.
  • Dolor que se irradia hacia el brazo hasta llegar a la mano o bien que hace el recorrido inverso subiendo hacia la cabeza y provocando cefalea.
  • Músculos de la zona tensos y doloridos.
  • Dolor en la base del cráneo que puede convertirse en debilidad en los hombros y las manos.
  • Hormigueo en los brazos y en los dedos.
  • En ocasiones el dolor puede ocasionar que el cuello tome una postura extraña provocando que la cabeza se tuerza hacia un lado, algo que se conoce como tortícolis.

Cervicalgia: ¿síntoma preocupante de otra enfermedad?

Sin pretender alarmar a nadie, sí tenemos que hacer hincapié en el hecho de que en ocasiones la cervicalgia puede ser un síntoma de una enfermedad tan grave como puede ser una meningitis.

En otras ocasiones podría estar motivado por una lesión craneal.

En cualquier de los dos casos sería fundamental acudir cuanto antes al médico. Para ello tenemos que prestar atención a si al dolor cervical le acompaña alguno de los síntomas que veremos a continuación:

  • Malestar general similar al que acompaña a un proceso gripal.
  • Fiebre.
  • Tener un sarpullido que no desaparece ante la presión.
  • No poder estar ante una fuente de luz ya que resultará muy molesto.
  • Dolor tan intenso en el cuello que no se consigue flexionar al punto de tocar el pecho con la barbilla.
  • Dolor elevado en la espalda.
  • Dolor de cabeza de gran intensidad.
  • Vómitos fuertes y frecuentes.

Si te sucede algo de lo que hemos visto, no lo dudes y acude a Urgencias de inmediato.

 

Post relacionados: