Cansancio crónico: consejos simples para energizar tu vida

La principal dificultad que presenta el síndrome de fatiga crónica (SFC) es que su diagnóstico es complicado. Es un problema de salud en el que están implicados factores tanto físicos como psicológicos. Además la sintomatología es particular en cada paciente  y puede variar con el tiempo. Por si fuera poco, se confunde en ocasiones con otras enfermedades. Pero lo que es cierto es que el paciente con fatiga crónica siente en muchas ocasiones que ya no puede más.

En este artículo te ayudamos a comprender mejor el cansancio crónico y descubrirás consejos simples para energizar tu vida.

 fatiga crónica

Origen de la fatiga crónica

Aunque se lleva más de dos décadas estudiando su origen, a día de hoy se desconoce cuál puede ser con exactitud.

La teoría más aceptada es que algunas enfermedades tanto físicas como mentales pueden hacer que la persona esté más predispuesta a desarrollar el síndrome de fatiga crónica.

Estos serían los principales:

  • Infecciones. Como la del sarampión o la mononucleosis.
  • Sistema inmunitario. Problemas en nuestras defensas como las alergias.
  • Hipotensión. La baja presión arterial aparece en algunos enfermos por lo que se investiga si incide en la fatiga crónica.
  • Estrés. Se ha comprobado que algunos de los afectados por la fatiga crónica producen menos cortisol que es la hormona del estrés, lo que puede incidir en el sistema inmunitario.

Perfil del paciente con fatiga crónica

Aunque la fatiga crónica la padecen todo tipo de personas de diferentes edades, cabe destacar que afecta más a las mujeres que a los hombres. Apenas se da en los niños, aunque sí a algunos adolescentes, pero la franja de edad en la que más aparece es entre los 40 y los 60 años. Normalmente, los pacientes más jóvenes tienen un mejor pronóstico que aquellos de más edad.

Los médicos están convencidos de que el que haya miembros de la misma familia que padezcan esta enfermedad se debe a que tiene que existir alguna predisposición genética, en ningún caso a que pueda contagiarse.

Cómo saber si se sufre fatiga crónica

Desafortunadamente por el momento no existe ninguna prueba concreta que sirva para diagnosticar la enfermedad. Sin embargo se han pautado dos criterios para establecer su padecimiento:

  • Fatiga inexplicable durante seis meses o más. Una de las características principales es tener un cansancio extremo que dure 6 meses o más y que no tenga una causa. Al paciente le cuesta no solo levantarse por las mañanas, sino hacer cualquier clase de actividad rutinaria, incluso las que no suponen grandes esfuerzos como comer o vestirse. Además con el reposo no mejora.
  • Tener cuatro o más de estos síntomas:
    • Problemas de concentración y memoria a corto plazo.
    • Dolor de garganta.
    • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos.
    • Dolor muscular.
    • Dolor articular en ausencia de inflamación o enrojecimiento.
    • Dolor de cabeza fuerte.
    • Falta de sueño reparador.
    • Cansancio o agotamiento que dura más de 24 horas después de hacer ejercicio físico

Cansancio crónico: consejos simples para energizar tu vida

No existe cura para la fatiga crónica por lo que se trata de aliviar sus síntomas, los siguientes puntos pueden ser una gran ayuda:

      • Ejercicio. Aumentará la sensación de bienestar y la energía. Eso sí, siempre que no supongan un gran esfuerzo físico. Consulta con tu médico cuáles son los más adecuados en tu caso.





New Call-to-action




  • Alimentación. Es fundamental que la alimentación sea sana y equilibradas y te proporcione los nutrientes que necesitas para disponer de más energía. Olvídate de las comidas abundantes, del alcohol y de la cafeína.

 





New Call-to-action




  • Estrés. Controlar el estrés utilizando las técnicas que nos indique nuestro terapeuta será vital para mejorar los síntomas.
  • Medicamentos. En algunos casos tu médico puede considerar conveniente que tomes analgésicos para el dolor y antidepresivos para mejorar el estado anímico.
  • Andulación: Nuevo tratamiento que combina micro vibraciones con calor por infrarrojos y una postura relajada. Aumenta la energía celular y la vitalidad.

 





New Call-to-action




  • Terapias alternativas. Hay pacientes que comentan como algunos tratamientos alternativos, como el yoga, la acupuntura o el taichí, han mejorado su situación. Pero no se cuenta con evidencia científica.

No cabe ninguna duda, vivir siempre cansado puede ser muy duro. Pero con la ayuda de buenos profesionales de la salud seguro que puedes recuperar parte de la calidad de vida perdida.

 

Post relacionados: