Calor y dolor: 5 hábitos saludables

Las temperaturas extremas nunca vienen bien a las personas que viven con dolor, sobre todo el calor. Las altas temperaturas provocan que los pies, los tobillos, las manos se inflamen aún más, una hinchazón que provoca un aumento del dolor que sufren las personas diagnosticadas con fibromialgia, artritis, artrosis, etc. Hoy vamos a dedicar nuestra atención a las olas de calor desde un punto de vista optimista: aprendiendo cinco hábitos saludables que nos permitirán disfrutar plenamente de los meses más calurosos del año. 

calor y dolor

¿Por qué adoptar hábitos saludables en verano?

El verano es una estación del año maravillosa ya que solemos tener más tiempo libre para disfrutar del aire libre, la familia y los amigos, la luz del sol nos anima a salir más, a ir a la playa o al campo, etc. Pero las altas temperaturas no son amigas del dolor crónico ya que implican un aumento de la inflamación de los vasos sanguíneos, una hinchazón que se traduce en malestar, dolor de cabeza, piernas cansadas, calambres, fatiga, etc. Disfrutar del verano nos ayudará a tener una actitud más positiva hacia el dolor crónico, así que hoy vamos a ver cinco hábitos saludables que podemos poner en práctica sin grandes esfuerzos y que nos ayudarán a disfrutar del buen tiempo con una sonrisa. 

Hábito saludable 1: evitar el sol del mediodía

El primer hábito saludable para intentar pasar el verano con el menor dolor posible es protegernos del sol de las horas centrales del día. Seguramente has visto más de una vez a esas personas que van a la playa justo a las 12 de la mañana y se tumban “vuelta y vuelta” hasta que se esconde el sol. O a esos aficionados al deporte que aprovechan la hora del mediodía para salir a correr por el parque. Esas costumbres no son beneficiosas para nadie, pero especialmente para las personas diagnosticadas con enfermedades crónicas que implican inflamación de las articulaciones, sensación de agotamiento o malestar general, etc. 

Hábito saludable 2: evitar los aires acondicionados

El aire acondicionado es bueno… con moderación. Seguro que te ha pasado más de una vez: entras al cine o a una tienda y te enfrentas a una ola de frío polar en sandalias. Los cambios bruscos de temperatura son perjudiciales para nuestra salud, provocan catarros y resfriados, resecan la garganta y, también, pueden producir un aumento del dolor muscular, del dolor de cabeza, etc. 

Hábito saludable 3: tomar mucha agua

Mantener nuestro cuerpo bien hidratado es un consejo saludable importante durante todo el año, pero especialmente durante esos días de intenso calor en que nuestro cuerpo no para de sudar y de perder ese líquido fundamental para mantener en plena forma nuestro sistema circulatorio. 

Hábito saludable 4: llevar el calzado adecuado

En verano es muy habitual que nuestras piernas y tobillos se inflamen y duelan. Un buen consejo es salir a pasear en las horas más frescas del día, al atardecer o muy temprano por la mañana; también puede funcionar intentar elevar las piernas después de comer, etc. Pero ¿sabes cuál es el truco más eficaz? Llevar un buen calzado cómodo, fresquito y que no oprima tus dedos, empeines y tobillos.   

Hábito saludable 5: utilizar dispositivos que reduzcan la inflamación

El verano es una estación del año perfecta para probar los maravillosos efectos de esos dispositivos que utilizan la tecnología de la Andulación® para reducir la inflamación y aliviar el dolor. Solicita ahora una sesión gratis en tu casa y disfruta del verano con esa sonrisa que te mereces.

 

Post relacionados:

 

dolor de espalda