Artrosis cervical, conoce tu enfermedad a fondo

La mejor manera de aprender a convivir con una enfermedad es conocerla en profundidad, saber cuáles son sus síntomas, su origen o los tratamientos a los que podemos optar es fundamental para hacer frente al problema. Hoy te vamos a hablar de un trastorno muy habitual sobre todo cuando vamos cumpliendo años, nos referimos a la artrosis cervical.

Artrosis cervical

¿Qué es la artrosis cervical?

La artrosis cervical se trata de un proceso degenerativo de las articulaciones. Afecta a la columna vertebral y se trata de una degeneración de los cartílagos situado entre las vértebras. El problema puede llegar a incidir en los discos intervertebrales y las propias vertebras. Los nervios quedan comprimidos por lo que se produce dolor en los hombros que puede extenderse hasta los brazos.

En cuando a los tipos de artrosis que existen son dos:

  • Primaria: tiene un origen genético que hacen que estemos predispuestos a padecer esta enfermedad. 
  • Secundaria: se produce como consecuencia del envejecimiento puede agravarse a causa de por caídas, malas posturas o estrés.





dolor de espalda




Síntomas de la artrosis cervical

  • Dolor. El dolor en la zona de las cervicales se incrementará cuando estamos activos y se reduce en reposo. Puede extenderse hasta los brazos. Sin embargo cuando la patología llega a una fase más avanzada puede hacerse crónico. 
  • Rigidez. Sensación de rigidez en el cuello. 
  • Mareos y dolor de cabeza. Debido a la rigidez pueden comprimirse las arterias de la zona provocando mareos y dolor de cabeza. 
  • Falta de movilidad. Empezaremos a tener cada vez más molestias para mover la cabeza y el cuello. 
  • Fuerza. Podemos notar como vamos perdiendo fuerza tanto en los brazos como en las manos. 
  • Asintomática. A pesar de todos los síntomas que acompañan a la artrosis cervical, en ocasiones podemos no tener ninguno y estar padeciendo la enfermedad sin saberlo. 

Diagnóstico de la artrosis cervical

Una vez que reportamos toda la sintomatología a nuestro médico será necesario llevar a cabo una radiografía de las vértebras cervicales. En ella se podrá detectar que existe una compresión articular o una inflamación del tejido óseo.

No siempre será suficiente con esta prueba, habrá veces que se necesite realizar de forma adicional una resonancia magnética o un escáner para comprobar si está comprimida la raíz nerviosa o la médula espinal.

Tratamiento para la artrosis cervical: cambios en el estilo de vida

Es fundamental que la persona que padece artrosis cervical no realice movimientos bruscos con la cabeza. También debe evitar estar en una misma postura demasiado tiempo. Hay que procurar no cargar ninguna clase de peso. Además no es adecuado realizar trabajos que supongan mantener los brazos elevados.

Se recomienda tener un colchón en buen estado, no dormir boca abajo y elegir con cuidado la almohada.

Es importante que no nos expongamos al aire acondicionado directo, que no consumamos alcohol y que controlemos el estrés.

Los ejercicios aeróbicos, como la natación, suelen mejorar el problema.

Por supuesto no mantener posturas que nos causen dolor.

Tratamiento para la artrosis cervical: medicamentos

El tratamiento para la artrosis cervical a base de fármacos solo es adecuado cuando existe dolor. Suelen recetarse analgésicos, antiinflamatorios y relajantes musculares.

En casos más graves, cuando no se consiga atenuar el dolor con los medicamentos mencionados, puede ser necesario emplear infiltraciones de corticoides en la articulación.

Otros tratamientos para la artrosis cervical

  • Collar ortopédico: sería un tratamiento temporal y que se recomienda utilizar durante el mínimo tiempo posible.
  • Fisioterapia: puede ser de utilidad para tratar este tipo de patologías.
  • Acupuntura: hay pacientes que reportan una mejora en su estado al ser tratados con esta técnica.

Ahora ya conoces a fondo tu enfermedad, estamos convencidos de que toda esta información hará que sobrelleves de la mejor manera posible todo el proceso.

Post relacionados: