Ansiedad crónica, la dificultad de vivir siempre con angustia

La ansiedad cuando actúa de la manera adecuada nos puede ayudar a detectar un peligro y por lo tanto sirve para protegernos. Sin embargo cuando los sentimientos de nerviosismo, aprensión, miedo, preocupación o intranquilidad se desbocan pueden hacer que vivamos constantemente en un estado turbado sin que exista una razón para ello. Cuando esto se lleva al extremo hablamos de la ansiedad crónica, veamos todo lo que tienes conocer sobre ella.

ansiedad cronica

Qué es la ansiedad crónica

La ansiedad crónica es la que se mantiene en todo momento, no está causada por ningún acontecimiento o que es desproporcionada en relación a lo que está sucediendo.

Es un trastorno que se da con mayor frecuencia en las mujeres y que suele empezar a manifestarse alrededor de los 20 años.

Síntomas de la ansiedad crónica

  • Preocupación constante sin que exista una causa objetiva.
  • Nerviosismo incontrolable.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Problemas de concentración y de memoria.
  • Temblores y palpitaciones.
  • Tensión muscular.
  • Irritabilidad.
  • No poder controlar las emociones.
  • Boca seca, náuseas y mareos.
  • Problemas digestivos.
  • Problemas para respirar.
  • Apatía y cansancio.
  • Miedo a volverse loco.

La principal característica de la ansiedad crónica es la falta de motivos reales para el estado de nerviosismo, preocupación y temor constante que parecemos vivir, junto con la permanencia en el tiempo de los síntomas.





New Call-to-action




Por supuesto solamente un profesional de la salud mental podrá determinar si realmente padecemos este trastorno, por eso es muy importante que si sospechamos que podemos sufrir ansiedad crónica nos pongamos cuanto antes en manos de profesionales.

Causas de la ansiedad crónica

Imagina que vas por la calle, a plena luz del día y rodeado de gente, de repente te cruzas con una persona de apariencia normal y sales corriendo y gritando despavorido. En algunas ocasiones esta reacción podría salvarte la vida, pero en ese momento podemos decir que ha sido desproporcionada.

Algo similar sucede con la ansiedad crónica, la persona que la sufre reacciona de forma inadecuada ante ciertos estímulos o incluso sin necesidad de ellos.

La ansiedad crónica puede tener estos orígenes:

  • Genéticos. En ocasiones pertenecemos a una familia en la que los trastornos de ansiedad son frecuentes, podríamos estar ante un origen genético.
  • Bioquímico. Hay veces que las sustancias químicas presentes en nuestro cerebro no están equilibradas lo que puede ocasionar este trastorno de ansiedad.
  • Personalidad. Nuestra propia manera de ser nos puede hacer más vulnerables a padecer ansiedad crónica.
  • Suceso traumático. Ciertos episodios pueden desencadenar que suframos esta enfermedad, la muerte de un ser querido, un abuso de cualquier tipo o un accidente.

Tratamiento para la ansiedad crónica

Como ya está claro la persona que sufre o cree sufrir ansiedad crónica debe ponerse en manos de un médico para que trate su problema, seguramente con terapia y fármacos. Pero por nuestra parte también podemos poner en práctica lo siguiente:

  • Aprender a relajarnos.
  • Controlar nuestras preocupaciones y nuestros pensamientos.
  • El ejercicio regular nos ayudará a eliminar tensiones.
  • Nada de alcohol y drogas.
  • Limitar el consumo de café o eliminarlo.
  • Tratar de descansar bien.

La ansiedad crónica es un difícil compañero de viaje, pero con ayuda profesional puedes conseguir dejarla atrás o al menos aprender a convivir con ella.