Cómo aliviar el dolor de ciática

Cuando sentimos dolor lo primero en lo que pensamos siempre es en tratar de calmarlo. De no hacerlo, es posible que además de pasarlo mal, tengamos que interrumpir también nuestras actividades cotidianas. El problema es que no siempre sabemos cómo hacerlo y en la mayoría de los casos pasan unas horas, o incluso días, hasta que podemos ir al médico. En este artículo te ayudamos a descubrir cómo aliviar el dolor de ciática, toma buena nota de todos los consejos que veremos, pero antes conoceremos mejor este padecimiento.

Aliviar dolor ciática

Cómo aliviar el dolor de ciática: qué es el nervio ciático

El nervio ciático tiene una importante función en el cuerpo humano, ya que es capaz de controlar los músculos que se encuentran situados en la parte posterior de la rodilla, además de aquellos que están en la parte inferior de la pierna.

Este nervio tiene su origen en la zona lumbar y después desciende por la parte de atrás de cada una de las piernas.

Por lo que conociendo su recorrido entendemos mejor el alcance que tiene el dolor que se origina en el nervio ciático.

Cómo aliviar el dolor de ciática: por qué se produce

El dolor de ciática puede presentarse de forma súbita y aguda, o hacerlo más suave, y se produce a causa de la presión ejercida en el nervio ciático y en ocasiones también por una lesión.

Pero no solo se puede sentir el mencionado dolor, a veces se manifiesta el problema en forma de hormigueo, debilidad o entumecimiento.

No podemos calificar la ciática como una enfermedad en sí, más bien se trata del síntoma de alguna otra o como decíamos de una lesión producida en la zona.

Estas son algunas de las enfermedades que habitualmente provocan el dolor de ciática:

  • Hernia discal.

  • Estenosis raquídea.

  • Síndrome piriforme.

  • Enfermedad de Paget.

  • Tumor.

  • Lesión en la zona de la pelvis.

También es muy frecuente que aparezca durante el embarazo debido a que durante este período el útero de la mujer presiona los órganos internos de la pelvis, lo que puede llegar a producir contracturas musculares que contribuyen a la aparición del dolor de ciática.

Lo normal es que el dolor se presente de forma suave, aunque como decíamos puede presentarse de forma más brusca, y que vaya subiendo de intensidad con el trascurso de los días. Suele notarse en un costado, pero también en la cadera o la pierna, en algunos casos alcanza hasta el pie.

Es posible que comience cuando se está caminado y obligue a detenerse, luego aparecerá también durante la noche, al doblarse, o al efectuar acciones tan cotidianas, como toser, estornudar o reírse.

Cómo aliviar el dolor de ciática: un buen pronóstico

La buena noticia que tenemos es que lo habitual es que este tipo de dolor dure unos días o como mucho un par de semanas, tiempo en el que lo que se tendrá que intentar es aliviar dicho dolor. Aunque como no siempre todo puede ser buenas noticias, lo cierto es que una vez que se tiene este problema tiende a repetir.

En la mayoría de los casos no se necesita ni siquiera visitar al médico, salvo para que prescriba un tratamiento. Pero hay algunas señales que deben producir en nosotros una cierta alarma y acudir sin demora a los servicios de urgencia.

  • Cuando quien sufre la ciática lo hace por primera vez y tiene más de 50 años.

  • Ha estado enfermo de cáncer anteriormente.

  • El dolor no remite en un mes.

  • Trastornos del apetito.

  • Pérdida del control de los esfínteres.

  • Empeoramiento de los síntomas, sobre todo de la zona del cuerpo en la que se pierde sensibilidad.

Cómo aliviar el dolor de ciática: tratamientos posibles

Salvo en los casos que veíamos anteriormente, el tratamiento de la ciática es muy sencillo y lo que es más importante muy efectivo. Lo normal es que en pocos días el problema desaparezca por completo y mientras tanto podamos encontrar alivio para el dolor.

Estos son los mejores tratamientos:

  • Reposo. El reposo aunque sea relativo siempre es muy adecuado. No es necesario que el paciente guarde cama, salvo que el dolor sea tan intenso que así lo requiera. Pero sí es bueno que deje de efectuar su rutina habitual y pase tiempo descansando, sobre todo si se siente dolor.

  • Antiinflamatorios y analgésicos. Son imprescindibles para calmar el dolor. Lo normal es tener que tomarlos durante un par de semanas. La recomendación médica suele ser tomar un antiinflamatorio cada 8 horas, si el dolor permanece se puede combinar con analgésicos. Se tomaría un antiinflamatorio, a las 4 horas un analgésico, y desde ese momento se dejan pasar otras 4 horas hasta volver a tomar un antiinflamatorio, dejando entre esta toma y la anterior de un antiinflamatorio 8 horas.

  • Corticoides. En algunos casos no será suficiente con los antiinflamatorios y los analgésicos, entonces habrá que recurrir a los corticoides, pero siempre hacerlo durante el mínimo tiempo posible.

  • Frío y calor. Un remedio tan sencillo como este puede ser de gran ayuda. Primero se colocará frío en la zona afectada, durante unos 15 minutos. Esto lo haremos en las 48 horas iniciales. En los siguiente días se cambiará por calor, se puede mantener algo más de tiempo sobre la parte dolorida, unos 25 minutos.

  • Fisioterapia. Es muy apropiada para calmar el dolor, ya que produce en la zona un efecto similar al de la aplicación del calor.

  • Andulación. Más efectivo que un masaje manual resulta sin lugar a dudas la Andulación. Esta técnica combina el masaje mecánico con el calor infrarrojo lo que hace que el dolor se alivie de forma sorprendente.

Lo normal es que si sigues estos puntos que hemos visto consigas aliviar el dolor de la ciática. De no ser así, es importante que acudas al médico, es probable que necesites utilizar relajantes musculares o analgésicos más fuertes.

Por supuesto, también podrá descartar que exista un problema de gravedad detrás de esta clase de dolor y para ello te hará las pruebas que considere pertinentes.

La ciática puede llegar a ser bastante dolorosa, afortunadamente luchar contra ella como hemos visto no resulta complicado.

Post relacionados:

 

New Call-to-action