5 respuestas sobre el pinzamiento lumbar

Cerca del 80% de la población mundial padece lumbalgia al menos una vez en su vida. Ese dolor en nuestra zona lumbar produce al año miles de bajas profesionales, días y días de absentismo laboral que se derivan, cómo no, en pérdidas económicas millonarias para el tejido empresarial. El pinzamiento lumbar es una de las causas de ese dolor intenso, penetrante y que nos impide esa movilidad tan necesaria para disfrutar de una vida diaria de calidad. ¿Por qué se produce? ¿Qué podemos hacer para evitar el pinzamiento lumbar? Vamos a verlo:

Pinzamiento lumbar

¿Por qué se produce el pinzamiento lumbar?

El pinzamiento lumbar se produce cuando las vértebras de la zona lumbar se bloquean y pinzan o pellizcan un nervio llamado ciático. Al  verse comprimido entre dos superficies, ese nervio pinzado lanza intensas señales de dolor a nuestro cerebro.  Tenemos que tener en cuenta que el nervio ciático es el más grueso de los que recorren nuestro cuerpo y recorre zonas básicas para nuestra movilidad: glúteos, zona posterior de los muslos y las piernas, pies… Así, una lesión en el nervio ciático no solo nos producirá fuertes e intensos dolores, también nos impedirá caminar, doblar el tronco, incorporarnos o mantenernos derechos, etc.

¿Por qué se bloquean las vértebras lumbares?

Según los expertos, hay muchas causas de que las vértebras situadas en la zona baja de nuestra columna se bloqueen y pincen el nervio ciático, por ejemplo:

  • Realizar un sobreesfuerzo que cargue excesivamente esa zona concreta de nuestra espalda.
  • Levantar pesos excesivos sin adoptar una postura corporal correcta: rodillas flexionadas, espalda recta, codos doblados y cerca del cuerpo, etc.
  • Mantener durante largo tiempo posturas incorrectas: dormir en superficies excesivamente blandas, no mantener la espalda recta cuando trabajamos sentados, permanecer demasiado tiempo de pie mientras hacemos tareas domésticas como planchar o cocinar, etc.

¿Cuáles son los síntomas del pinzamiento lumbar?

Lógicamente, los síntomas del pinzamiento lumbar dependerán de varios factores como, por ejemplo, de la severidad del pinzamiento, de la edad o estado físico de la persona afectada, etc. No obstante, los síntomas más habituales de esta afección tan común entre la población serían los siguientes:

    • Dolor en toda la espalda que se vuelve más intenso en la zona afectada.





dolor de espalda




  • Incapacidad de flexionar el tronco o de mantener una postura erguida.
  • Hormigueo y sensación de insensibilidad en la zona lumbar.
  • Sensación de debilidad en las piernas.

El pinzamiento lumbar ¿puede producir hernia discal?

Como decíamos al principio del artículo, muchísimas personas sufren un pinzamiento lumbar o “ataque de ciática”. Afortunadamente, no todas esas lesiones derivan en la temida hernia discal, una afección que incapacita cada año a miles de personas, frecuentemente hombres con obesidad o exceso  de peso y  que realizan trabajos que les exigen excesivos esfuerzos físicos. Un pinzamiento lumbar deriva en hernia de disco cuando la lesión se alarga en el tiempo y provoca que los discos que están entre las vértebras lumbares se muevan, se desplacen de su sitio y presionen las raíces del nervio ciático.

 

¿Cuál es el tratamiento para el pinzamiento lumbar?

Existen diversos tratamientos para mitigar los síntomas del pinzamiento lumbar y conseguir que esa afección no derive en patologías que requerirían de una intervención quirúrgica. Es importante recordar que ante un pinzamiento lumbar lo más aconsejable es acudir a un centro médico y no probar remedios caseros que, en ocasiones, pueden agravar la dolencia. Algunos de los tratamientos que se  prescriben con mayor frecuencia desde los servicios médicos serían los siguientes:

  • Fármacos anti inflamatorios y analgésicos. Recuerda: siempre bajo prescripción facultativa.
  • Fisioterapia. Ejercicios y masajes realizados por un fisioterapeuta profesional.
  • Frío en la zona afectada para reducir la inflamación y, así, minimizar ese dolor intenso y paralizante de la zona lumbar.
  • Reposo controlado intercalado con breves sesiones de ejercicios terapéuticos.

¿Te ha resultado útil este artículo sobre el pinzamiento lumbar? Deja tu comentario en nuestro blog.

 

Posts relacionados: