4 preguntas y respuestas sobre el pinzamiento lumbar.

Según la Sociedad Española del Dolor (SED), un 80% de la población padece algún episodio de lumbalgia a lo largo de su vida. Además y según datos ofrecidos por la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del Trabajo, el dolor lumbar es la segunda causa directa de las bajas laborales en nuestro país. El lumbago, ese dolor intenso en la parte baja de nuestra espalda, puede producirse por muchas causas como, por ejemplo,  el pinzamiento lumbar. Pero, ¿qué es exactamente un pinzamiento? ¿Por qué se produce? ¿Qué hacer cuando sufrimos un pinzamiento lumbar? ¿Cómo evitarlo? Cuatro importantes preguntas a las que vamos a intentar responder hoy en en nuestro blog.

pinzamiento-lumbar

¿Qué es el pinzamiento lumbar?

El término “pinzamiento” se define como una lesión que se produce cuando, al bloquearse una o más vértebras, estas atrapan el nervio espinal que discurre entre ellas produciendo un intenso dolor y una reducción de la movilidad en la zona afectada. En un pinzamiento lumbar las vértebras que se bloquean son las que están situadas en la parte baja de nuestra espalda, las denominadas L1, L2, L3, L4 y L5.

Los síntomas de un pinzamiento lumbar varían en función de distintos factores, pero los más comunes son los siguientes:

  • Molestia o dolor al intentar flexionar nuestro cuerpo a la altura de la cintura.
  • Incapacidad para caminar o, simplemente, para movernos.
  • Dolor de moderado a intenso en la zona lumbar que, en ocasiones, irradia hacia las piernas.
  • Hormigueo o calambres tanto en la zona afectada como en una o ambas piernas.

¿Por qué se puede producir un pinzamiento lumbar?

La causa más común del pinzamiento lumbar es realizar un sobreesfuerzo que bloquee esas vértebras que se localizan en la parte inferior de la columna, pero hay otras razones que explican que esta patología afecte a tantas y tantas personas de todas las edades. Por ejemplo: ¿sabías que el sobrepeso y la obesidad pueden ser causa directa de un pinzamiento lumbar?

Otra causa importante de esta patología y que explica su especial incidencia entre las personas que trabajan sentadas es la adopción de posturas corporales incorrectas. Un mal hábito postural o mantener la misma postura hora tras hora, carga excesivamente la zona inferior de nuestra espalda y puede provocar un pinzamiento lumbar.

¿Qué debemos hacer cuando sufrimos un pinzamiento lumbar?

Lo primero que no debemos hacer cuando sufrimos un pinzamiento lumbar es obviar el problema ya que, si no se trata, esta lesión puede desembocar en afecciones mucho más graves como, por ejemplo, las hernias discales.  Si el dolor lumbar, la rigidez y la sensación de hormigueo no remiten en poco tiempo, lo más sensato es acudir al médico, ese profesional que, tras realizar diferentes pruebas, nos propondrá el tratamiento más adecuado.

Hoy en día existen numerosos fármacos antiinflamatorios que alivian los síntomas dolorosos de un pinzamiento lumbar, pero también podemos utilizar tratamientos alternativos que ayuden a nuestro organismo a recobrar la normalidad; tratamientos indoloros y no invasivos que nos permitirán volver a disfrutar de una vida saludable y activa



dolor de espalda




¿Cómo evitar sufrir un pinzamiento lumbar?

Según la Sociedad Española del Dolor, el sedentarismo, la obesidad, el sobrepeso y la adopción de posturas corporales poco saludables son las principales causas de la lumbalgia y, de forma indirecta, de los pinzamientos lumbares. A estos factores de riesgo la Fundación Mapfre añade otros, por ejemplo: conducir demasiadas horas seguidas, no fortalecer la musculatura de nuestra zona lumbar o, mira qué curioso, padecer depresión o sufrir algún trastorno del ánimo.

Al conocer las causas principales nos resulta sencillo elaborar una lista de medidas sensatas para prevenir un pinzamiento lumbar:

  • Controlar nuestra alimentación y mantenernos en el peso adecuado para nuestro sexo, edad y complexión.
  • Hacer ejercicio a diario que tonifique nuestra musculatura.
  • Conocer y adoptar las posturas corporales más adecuadas para nuestro trabajo diario.
  • Evitar cargar pesos excesivos o, cuando no nos queda otro remedio, hacerlo adoptando la postura corporal más adecuada.

Y, en cuanto al último factor de riesgo, el que se refiere a la depresión y los trastornos del ánimo, el mejor consejo es seguir el lema de nuestra firma Add a Smile to Your Life”, añadir una sonrisa a tu vida 🙂

Y tú, ¿has sufrido alguna vez un pinzamiento lumbar? Cuéntanos tu experiencia.

 

Post relacionados: